LA CASA ENDEMONIADA

Daniel nunca supo como llegó allí, pero un día se despertó y comprobó que estaba en una habitación que no conocía, con muebles que no eran los suyos. Desesperado, se levantó corriendo, y fue hacia la puerta, y lo que se encontró fue un pasillo apenas iluminado, que no conducía a ninguna parte.
Quiso salir de allí, pero figuras fantasmales le agarraban y no encontraba resquicio entre esos seres para salir de allí. Sólo se le ocurrió volver a su habitación, donde al menos se sentía seguro.
Se sentó en un butacón que había junto a la cama y miró a su alrededor. Aparentemente no le faltaba ningún detalle ni comodidad. Alfombra, cuarto de baño, una tele , armario empotrado , la cama y una gran ventana. Se aproximó hacia ella y tenía barrotes, no veía nada de lo que había fuera porque su mirada se topó con un muro gris , apenas a dos metros de distancia.
Estaba angustiado, sudoroso y temblando y pensó en que tenía que buscarse una estrategia para salir de allí.
Sonó la puerta, levantó la mirada hacia ella, y antes de contestar, un ser fantasmal blanco y etéreo se acercó a él. Empezó a caminar hacia atrás., no quería que se acercara. Pero no podía hacer nada , porque mas fantasmas entraron y le sujetaron, y el terror se apoderó de él.
Volvió a despertarse y desde aquel momento había ideado un modo de salir de allí. Cada vez que esos extraños espiritus, o seres traslucidos, o como quiera que fueran se acercaban a él, se dejaba hacer y no oponía resistencia. Poco a poco se fue haciendo con su confianza y se atrevió a salir de la habitación de vez en cuando. Evitaba mirar a esos espantosos personajes. Se había dado cuenta de que estaba en una casa endemoniada, sí ¡eso era,! ,todo aquello era como una pelicula de terror y como veía que nadie le iba a ayudar, decidió que sólo él sería capaz de encontrar la salida y esto se conseguía haciéndose amigo de ellos. Cómo lo haría aún no lo sabía, pero tenía que salir de allí como fuera porque sino, iba a volverse loco si no lo estaba ya.
Un día consiguió avanzar mas allá del salón común, pudo hacerlo después de luchar con todos ellos evitándolos y rodeándolos y entró en otra sala, mas oscura y siniestra y con muchos mas seres que en el otro lugar de la casa. Ahora lo tenía mas dificil, veía la otra puerta pero no había manera de llegar a ella, ¿como podría conseguirlo? Sentía que estaba exhausto y cada vez que podía volver a su habitación, debía de nuevo evitar que aquellos demonios le volvieran a tocar. Perdió la esperanza, se sentía cansado y no se le ocurrió otra cosa que tumbarse en el salón y  cerrar los ojos, mientras miles de manos le rodeaban y le absorbían.
 
EN ALGÚN LUGAR, DOS AMIGOS JUGABAN A SU JUEGO FAVORITO EN EL ORDENADOR. UNO DE ELLOS PERDIÓ LA PARTIDA Y ENFADADO, DESCUBRIÓ QUE DE MOMENTO ERA INCAPAZ DE GANARLE A SU COMPAÑERO. SIEMPRE QUE LO INTENTABA, NO PODÍA  PASAR DE LA SEGUNDA PANTALLA.
 
 
ANA RIVAS
 
0902082536913
 
 
Anuncios

10 pensamientos en “LA CASA ENDEMONIADA

  1. Jo si cada vez que muere alguien dentro de un juego, fuera verdad¡¡¡¡¡ quedaRIAMOS YA POQUITOS.Que excelente idea , en tu historia de hoy.besos mil

  2. Gracias prima por prestarmelo para el blog, :)Me encanta esta vertiente tuya tan terrorífica. Besotes fantasmales..uhhhhhhhhttp://tejiendoelmundo.wordpress.com/2009/02/09/terrorificos-relatos-la-casa-endemoniada-por-ana-rivas/

Me gustaría saber lo que piensas. Pero si no quieres decírmelo, no pasa nada.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s