LA CAJA MISTERIOSA

Un día caminando sin rumbo fijo, e intentando encontrar no sé muy bien qué, me encontré una caja hecha de coral y mármol, que brillaba bajo los rayos del sol. Las olas del mar la balanceaban, (se me olvidaba decir que paseaba por la orilla de un mar precioso). La tarde anterior había habido tormenta y el agua que antes había sido gris y turbulenta, pasó a convertirse en cristalina y brillante.
Cogí la caja y la abrí y dentro no había mucho, algún recuerdo, un par de pensamientos y muchas ganas de vivir. No sabía muy bien como utilizarla, pero era tan bella, por fuera y por dentro, toda forrada de terciopelo rojo, que tenía que llevármela conmigo.
Gracias a un buen consejo de alguien que me quería decidí llenarla con mas vivencias, las que algunos conocían y las que tenía guardadas bajo llave. Empecé a meter flores, retazos de historias y amigos nuevos que se iban cruzando por mi camino. De algunos, de casi todos, sólo conocía sus palabras, pero eso me servía para que cada vez cupieran mas cosas en ella, a veces felicidad, a veces tristeza, pero siempre amor.
A pesar de estar cada vez mas llena esa caja tan misteriosa, no pesaba nada, y todos los días deseaba abrirla, para ver que había en su interior. Lo que había metido yo lo conocía, pero quería saber lo que metían los demás, y me hacía feliz comprobar que me estimaban y se fijaban en lo que había dentro.
Pero un día dejaron de meter cosas, yo la seguía llenando para que no se quedara vacía, porque descubrí que si pasaba eso, debía dejarla otra vez junto al mar donde la encontré. Pero casi nadie se acordaba ya de que tenía una caja muy bonita a pesar de que muchos me habían pedido la llave, así que me temo que cualquier día tendré que cerrarla y abandonarla otra vez para que las olas del mar jueguen con ella y se la den a otro.
Yo no quiero abandonar esta caja tan maravillosa y misteriosa, así que seguiré metiendo experiencias, historias, poesias y sentimientos, y espero que algún día vuelvan otra vez a pedírmela para meter cosas nuevas que no sólo sean mías.
 
ANA RIVAS
 
0903272835359
Anuncios

9 pensamientos en “LA CAJA MISTERIOSA

  1. La vida no siempre es bonita y brillante pero si es cierto que hay que seguir llenandola dia a dia con pequeñas vivencias y dejar que se la encuentren los demas para que comprendan que hay que seguir llenandolabesos mil ana

  2. Pero que dices??????Quien deja de meter sus cosas…???Deja tu caja habierta, que yo siempre que la encuentro en mi camino pongo mi granito de arena…Ha sido un escrito muy lindo y muy espresivo. Pasa de vez en cuando, que te sientes abandonada…sientes que tus amigos se han cansado o que estan aburridos. Pero no, no es eso, hay altos y bajos en el camino, trabajo…penas…vacaciones…hijos…etc, etc…No dudes que seguiremos estando aqui, para dejar besos y postales, canciones y alegrias….Besos infernales.

  3. Ana, cuando no pongo una pequeña parte de mí dentro de tu caja, es porque no siempre estoy inspirada para saber lo que debo de meter, y no quiero estropearla con frases poco acertadas… porque tu caja es preciosa. Sin embargo quiero que sepas que vengo a mirarla siempre que la abres… Me gusta mirar en su interior y ver su contenido, el tuyo y el de los demás amigos. No abandones tu caja a las olas del mar… Muchos besos, corazón, gracias por esta preciosa entrada.

  4. A mí me gustaría llenar tu cajita con miles de cosas para que nunca la tengas vacía. Hoy te dejo mil besos, un montón de abrazos y muchísimo cariño. Nunca abandones tu cajita que entre todos te ayudaremos a mantenerla llena.Feliz inicio de semana, tesoro

  5. Por experiencia te diré que te la guardes, que ya sabes como son estas cosas, basta con que la devuelvas al mar para que al momento aparezca alguien que te la pida para meter alguna historia. Tan solo ten cuidado de que no se entere hacienda, que con las cosas que tienes hay sin declarar se te tirarán a la yugular,jejeje.Un abrazo gordo prima.

  6. Hola Ana:Hace casi dos años yo también encontré una caja y como tú, comenzé a guardar en ella lo que me dió por llamar retazos de mi vida. Al principio aunque nunca estuvo cerrada, pocas personas se interesaban por su contenido, pero tampoco me importaba demasiado, ya que para mí era una especie de arca donde depositar vivencias que me hacían mucho daño al objeto de aligerar un poco el peso de las mismas. Después fueron interesándose personas por su contenido y han ido engrosando el inventario de lo que guardo con mucho cariño. Esa caja me ha traido amigos fieles, que siempre están ahí y que me hacen pensar que tener abierta la cajita que encontré es una necesidad como el comer, el respirar o el dormir. Un abrazo. Pepe.P.D.- Me encanta t u caja. Es hermosa y llena de belleza.

Me gustaría saber lo que piensas. Pero si no quieres decírmelo, no pasa nada.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s