HACE TIEMPO…

Estaba seca… por dentro y por fuera. Desde hacia 48 horas no había sido capaz de soltar una lágrima. Todo había transcurrido en un momento y desde que a Jaime le dió el infarto, lo único que hizo fue dejarse llevar.
Todo lo recordaba en una nebulosa. La llamada al Samur, los médicos en su casa, el tranquilizante, sus hijos dando vueltas y diciéndola lo que tenía que hacer, y ella no podía hacer otra cosa que mirarle allí tumbado y no llorar.
Hace tiempo, que se ha quedado sin lágrimas, hace tiempo que no sabía lo que sentía por él. Después de treinta años, sólo podía mirarle con la vista perdida.
Luego vino el traslado del cadáver, la estancia en el tanatorio, y el besar sin parar a personas a las que no les decía nada, sólo les miraba y no reaccionaba.-
De vez en cuando se levantaba y se acercaba al cristal y le pedía en su mente, que se levantara, que aquello era una broma, que quería sentir lo mismo que cuando se casaron. ¡Vamos Jaime! Levántate y dime que me quieres. Hace tiempo, que no eras cariñoso, que no me mirabas como a una mujer. Hace tiempo que estoy seca,,,
Cuando le estaban enterrando, se quedó mirando a la caja… Jaime, después de tantos años, y te vas así…pensaba.
Todo el mundo creía que su reacción era producto del shock. Nadie le reprochó nada. Sus hijos la agarraban para que no se cayera y como siempre, se dejaba hacer.
Cuando volvían para casa les pidió que la dejaran sóla, no quería estar con nadie. Sus hijos la dijeron que eso no podía ser, que se fuera con ellos, pero María insitió.
¡Dejadme sola con mis recuerdos, os lo ruego! No me pasará nada…
Cuando cerró la puerta tras de sí y se encontró sola en su casa, se dió cuenta de que nunca mas volvería a verle, y necesitaba saber si todavía le quería, si aún estaba enamorada de él.
Se acercó al salón, la mesa todavía puesta, los platos, los vasos,… su jersey en el sofá. Todo era Jaime, todo era su recuerdo.
Fue a su habitación y se miró al espejo.
Hace tiempo que nadie te dice que eres guapa.- se dijo a sí misma.
Abrió el armario y acarició todas sus camisas, olió su perfume y entonces descubrió una cajita detrás de los zapatos.
La abrió y comprobó que era una caja de recuerdos de Jaime. La primera foto que se hicieron siendo novios, la pluma que ella le regaló y que pensaba que él había perdido, la entrada a la función de teatro que tanto les gustó… Todo lleno de recuerdos.
En ese momento se dió cuenta que no conocía a Jaime, nunca creyó que fuese tan romántico, jamás la dijo que esa caja existía.
Se le pasaron las horas leyendo las cartas amarillas que ella le mandó cuando estaba en la mili.
Pero lo que mas la llamó la atención fue un pequeño diario, que Jaime escribía desde que se casaron. Su último escrito era de tres días antes de morir. En él decía lo que la quería, lo que sentía cada día al verla, lo que apreciaba que ella le mirara cuando creía que no se daba cuenta.
¿Porque no me dijo todas estas cosas antes? ¿Porque tengo que enterarme cuando ya ha muerto ?
 
En la última página ponía:
“Siempre la quise y siempre la querré, pero no sé decirselo, cualquier día la cojo y me comportaré con ella como cuando eramos recién casados, me encantan sus ojos, el mal genio que tiene, y a lo que huele. Tengo un viaje programado para dentro de quince días, nos iremos al mismo pueblecito que visitamos en nuestro viaje de novios y volveré a conquistarla. La rutina, y el paso de los años nos han vuelto ariscos, pero volveré a conquistarla…”.
Y fue entonces, y sólo entonces, cuando María pudo llorar, soltando todas las lágrimas que se le habían quedado atrancadas. Besó el diario, y se prometió a sí misma que nunca jamás volvería a dudar de su amor por Jaime.
Hace tiempo que no se sentía tan llena ,y ya no estaba seca…
 
ANA RIVAS
 
 
 
 
Anuncios

10 pensamientos en “HACE TIEMPO…

  1. Es una historia preciosa, y también muy triste. No solo por la muerte y lo que ésta supone, la aceptación de lo que se separa para siempre, sino por como dejamos a veces que la incomunicación se instale entre nosotros y las personas que más queremos. Los planes para el futuro están muy bien, pero quizá nunca puedas llegar a materializarlos, así que si sientes amor por alguien´díselo, demuéstraselo, no esperes a una ocasión especial, no vaya a ser que la vida te obligue a tener que callarlo para siempre.

  2. Hola Ana! Emocionante relato con desenlace aleccionador. A veces por orgullo, otras por hastío, otras por miedo o temor a no ser correspondidos… siempre callando un abrazo oportuno, una mirada cómplice, unas palabras de admiración, unas palabras de…. AMOR.¡Qué torpes somos…! ¡¡Qué torpes fueron!!Buen trabajo, Ana.Un beso.Geles

  3. Este relato me ha erizado la piel, mi niña….es impresionante y fabuloso. Sentirse llena cuando más vacía estaba. Ains..las cosas que no se dicen a tiempo. Me ha gustado.Besitos de nácar.

  4. ¡Un relato muy reflexivo…para no perderse nada en la vida….y seguir creciendo!¡Me ha gustado mucho Anita!¡Que tengas una hermosa semana amigaza!¡ABRAZOTE!

  5. En tantas ocasiones perdemos la oportunidad de exteriorizar nuestros sentimientos, con lo fácil que hubiera sido una simple conversación donde manifestar las dudas, los miedos, las esperanzas, las inquietudes, los amores, las ilusiones. "Una simple conversación, y a la par tan compleja", como si nos hubieran aprisionado mil candados. Un abrazo. Pepe.

  6. Aqui esta la muestra de que tenemos que vivir siempre como si fuera el ultimo dia…Preciosa historia, aun terminando mal.Un beso infernal.

  7. Es muy bonita, Ana, deja una sensación muy positiva, porque él ha vuelto a la vida para ella, y a la vezal ver lo tierno y romantico que era, le ha dado la ilusión de su amor, la alegria de vivir.Un saludo

  8. ¡¡Un bello y aleccionador mensaje, para las personas a las que su timidez, no les permite expresar sus sentimientos impregnados de romanticismo, a la persona amada!! ¡¡Quizá la lectura de esta entrada, les anime, mande su timidez al traste, y, aunque les cueste esfuerzo, cambien su actitud para con el ser amado. ¡¡Ojalá que con esta entradas lo consigas, Ana Azul. ¡¡Seguro que habrá algún lector/a que te agradezca este relato. Como no me conoces, te invito a entrar en mi perfil y después en mi blog. También soy muy romántica y tengo algunas entradas que, quiza te gusten. Yo prometo volverte a leer. Me encontré tu blog por pura casualidad. Te espero en el mio. Tambien invito a tus lectores a que me visiten. Saludos Paquita

Me gustaría saber lo que piensas. Pero si no quieres decírmelo, no pasa nada.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s