CATALINA, LA AMIGA DE LAS PALOMAS

 
Catalina era amiga de las palomas, siempre llevaba comida para ellas en los bolsillos.
Catalina era muy peculiar, llevaba siempre un abrigo de cuadros y un sombrero de flores, con su carrito lleno de recuerdos. Nadie sabía lo que llevaba dentro, pero ella decía que eran fotos de su hijo y su nieto, y recuerdos de toda una vida.
Todo el mundo conocía a Catalina, el frutero, el kiosquero, la panadera, todos la saludaban y ella hablaba con unos y con otros y siempre llevaba una sonrisa en la boca. Caminaba despacio, tirando de su carro y se iba al parque con sus palomas que la rodeaban y la acompañaban.
Los niños se le acercaban y hablaban con ella.
Catalina ¿porque las palomas se acercan a tí y a nosotros no?
Porque soy su amiga y las doy de comer. Ellas saben lo que siento, y me cuentan como estan mi hijo y mi nieto.
La gente del barrio, quería a Catalina, pero nadie se creía que pudiera tener un hijo, quizás fuera producto de su imaginación. Catalina, era así vivía en su mundo y vivía sola. Nadie había visitado nunca su casa, pero todos la querían.
Un día Catalina no apareció por el parque, ni por las calles del barrio.
¿Dónde está Catalina? ¿La has visto?
Yo no, hace ya dos días, no ha venido por su barra de pan.
Empezaron a preocuparse unos y otros, porque la querían y apreciaban.
Las palomas, revoloteaban cerca del banco donde siempre se sentaba , pero Catalina no aparecía.
Llamaron a los bomberos y fueron a su casa, se oían tantas cosas, quizás hubiese muerto.
Cuando entraron en su casa, acompañados del presidente de la comunidad como testigo, se asombraron mucho Pensaron que tendría su casa abandonada y llena de basura, pero todo estaba limpio, su mesa, su tele pequeñita. Los libros viejos en la estanteria. Al entrar en su cuarto vieron la coqueta llena de fotos. De un hombre joven el día de su boda, de un bebé rollizo, de un veinteañero el día de su graduación, pero Catalina no aparecía por ningún sitio.
La buscaron y buscaron pero no supieron de ella .
A kilómetros de distancia, Catalina, con su abrigo de cuadros y su sombrero de flores, caminaba despacio tirando de su carro. En la mano llevaba una carta amarillenta con fecha de diez años atrás.
“Hola mamá, estamos bien, Jorge crece muy rápido y somos muy felices. Cuando podamos, iremos a visitarte. Un beso de tu hijo Daniel”
Catalina, había encontrado la carta entre sus cosas. Allí la había dejado cuando la recibió y esperó durante un tiempo  a que Daniel viniera a verla. Pero pasaron los años, y Catalina se quedó viviendo en su mundo, y cuando volvió a ver la carta creyó que la había recibido ayer y cogió sus trastos y comenzó a andar para ir a ver a su hijo y su nieto.
No tenía prisa, ya llegaría. Que contento se pondría cuando la viese. Tampoco se olvidó de llevarse comida para sus palomas.
 
ANA RIVAS
 
Anuncios

10 pensamientos en “CATALINA, LA AMIGA DE LAS PALOMAS

  1. Ya sabe el dicho aragones ¡¡Una madre para mil hijos pero no mil hijos para una madre¡¡Hay hijos que para sus padres no tienen tiempo nuinca pero para estar en la Iglesia dando la Eucaristia a todas horas si que tiene tiempo par hacerse visible en asambleas reuniones de grupos y ayudas al parroco si tienen tiempo pero para ver a su madre siempre hace o mucho calor o mucho frio o esta muy cansado y eso que mi hijo trabaja a menos de 300 metros de nuestra casa pero nada de nada Pero ¡¡ay¡¡ para pedir se parecen a los polluelos que siempre estan con la boca abierta pidiendo y que no se sacian con nada, en fin bonito relato lo malo que es lo que esta pasando hoy dia con muchos ancianos que estan mas solos que la una y eso lo puedio atestiguar que me toca visitar las 4 residencia que tengo en mi zona para ver como estan los abuelos ya que hay que vigilarles si las condiciones sanitarias estan en perfecto orden.Bueno moza gracias por este relato tan bello a ver que pasa con los otros relatos o ya se acabaron los de la saga de intriga?Un abrazo del maño Jesus

  2. ¡¡Ufff!! Menos mal… ¡¡Yo creí que nos íbamos a encontrar a Catalina muerta!!Tu relato me ha enternecido… ¡¡Me ha enternecido desde el principio!!.¡¡Qué personaje más entrañable has creado, amiga Ana.¡¡Cómo me ha conmovido que al entrar en su casa la encontraran tan limpita!!.El final lo dejas en el aire… Has querido dejarnos esa incognita… ¡¡Como los buenos escritores!!¿Quieres que sea nuestra imaginación la que lleve o no a Catalina a su destino?Pues mira, como era tan mayor, creo que cualquiera que la viera por la carretera tirandó de su carrito, pararíael vehículo y la llevaría a su destino…. ¡¡A los brazos de su hijo y de su nieto….!!Perdona Ana, que en mi mente le haya dado este final feliz.¡¡Es que si no lo hago, voy a tener a Catalina siempre metida en mi cabeza con la incognita si llegaría o no llegaría a su destino!! Y esto no lo soporta mi psiquismo….Creo que has logrado una narración muy original, al dejar en el "AIRE" el final de la misma.Mi sensibilidad no me permitía dejar a Catalina andando solita por esos caminos…, tirando de sus trastos y con el pan…, por si se encontraba a sus amiga las palomas….¡¡Buena narración, que me ha puesto a pensar…!! A pensar tanto que he querido, en mi mente…. dejar a catalina en casa de su hjo querido.Es un final muy simple para una buena narración; Pero este final solo existe para mí. Med lo he creado yo para no sufrir pensando en Catalina hasta el punto de verla esta noche en sueños solita por esas carreteras.No quiero alimentar mi mente para crear nuevas pesadillas.¡¡Bastante tengoo con las que me acosan algunas noches… ¡sin yo buscarlas!Un abrazo querida Ana.Me gustaría me dijeses si te ha molestado cómo me he montado mi particular final de tu bonita narración.¿Me lo dirás?¡¡No sea que la pesadilla me la cause el pensamiento de que no he hecho bien en "meterme" en el final de tu escrito.Sigue escribiendo amiga mía.Cada vez me dejas más intrigada…Pero… te confieso que las historias tristes, me van afectando ya mucho…Un besote y…enhorabuena ¡¡eres una gran escritora!!Paquita

  3. Hola Paquita, encantada de que hayas buscado un final. Me paree fenomenal, que encontraras la felicidad para Catalina. Yo creo, que se lo merece ¿no crees? Procuraré la próxima vez, escribir algo mas alegre, a ver si me sale.GraciasAna

  4. Jo, que historia más triste. Conocí de cerca esos mundos creados, privados y particulares. A uno le hace reflexionar sobre la percepción de la realidad y por momentos incluso dudo de que el nuestro sea el real y el suyo el inventado…Un abrazo prima

Me gustaría saber lo que piensas. Pero si no quieres decírmelo, no pasa nada.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s