LAS DOCE CAMPANADAS

 
La 1ª POR QUERERME
La 2ª POR AMARTE
La 3ª POR CUIDARME
La 4ª POR BESARTE
La 5ª POR DESEARME
La 6ª POR ESPERARTE
La 7ª POR ABRAZARME
La 8ª POR NECESITARTE
La 9ª POR MIRARME
LA 10ª POR SOÑARTE
La 11ª POR ACOMPAÑARME
Y LA 12ª PORQUE SEPARADOS
NO SOMOS NADIE
 
 
ANA RIVAS
 0812302342272
Anuncios

EL COLOR DEL CRISTAL

Cuando a más de dos personas que han visto un suceso, les pides que te expliquen lo sucedido, tendrás tantas versiones como personas lo han presenciado.
Esto ocurre también con cualquier aspecto de la vida. Todos nos ponemos sin saberlo, un cristal delante de nuestros ojos, y según el color que le quedamos dar, así veremos las cosas.
Alguien deprimido verá todo negro, porque su cristal es de ese color, alguien alegre, lo verá rosa, y los indecisos, irán cambiando su versión, porque su cristal también cambiará de color.
Se verá a alguien bueno, si queremos verlo, y veremos a alguien malo, si no queremos cambiar el color a través del que miramos.
Si presenciamos un accidente, cada uno lo narrará de una manera, aún habiéndolo visto todos a la vez e igual sucede con nuestra manera de afrontar la vida.
Yo procuro que mi cristal sea lo más transparente posible, pero sin yo quererlo, a veces cambia de color y se vuelve más oscuro y entonces no soy capaz de ver las cosas con nitidez.Procuremos que el color del cristal por el que se mira, sea el adecuado, y todos seremos más felices y nos haremos menos daño.
 
ANA RIVAS
 
 

TU ERES NUESTRA LUZ

Hasta que llegaste tú

Sólo había dos luces,

la de papá y la mía

pero había un rinconcito

que permanecía oscuro,

y queríamos que aunque,

en el Nunca se Hacía de día.

 

Después de mucho tiempo,

llamaste a puerta nuestra,

y desde ese día feliz

llenaste nuestro espacio de luz,

despejaste miedos y dudas,

ya no sentimos Temor y miedo,

tú nos diste fuerza y valentía.

 

DEDICADO A MI HIJO MARAVILLOSO ALVARO. POR EL VALE LA PENA TODO. SU PADRE Y YO LE QUEREMOS CON LOCURA.

 

Ana Rivas

  

¿QUIÉN ES PAPA NOEL?

 
 
Como todos los años, y ya van cinco, me visto de Papa Noel y visito el último día de clase de diciembre el cole de mi hijo junto a los Reyes Magos. Somos cuatro padres comprometidos, que disfrutamos mucho, sobre todo viendo

la cara de los mas pequeños. Espero que os guste. Feliz Navidad.

 
ANA RIVAS

NO ESPERO MILAGROS

No espero milagros,
aunque los deseo  en vano.
No espero misterios,
ni que alguien me de la mano..
 
No espero milagros,
sólo una sonrisa alegre,
unos ojos brillantes,
cuando se mira al pesebre.
 
No espero milagros,
sólo un poco de bondad,
que de verdad exista
el espíritu de la navidad.
 
No espero milagros,
sólo amor a raudales,
y que de una vez por todas,
desaparezcan todos los males.
 
No espero milagros,
sólo un abrazo y un beso,
no quiero grandes regalos,
me conformo sólo con eso.
 
No espero milagros,
pero si todo cambiase,
seríamos mas felices,
y no importaría lo que pasase.
 
ANA RIVAS
 
 
 

MAR DE CHOCOLATE

 
 
Quiero un mar de chocolate,
y unas nubes de algodón,
nadar en un rio de fresa,
manzanas con sabor a bombón.
 
Quiero un mar de chocolate,
el sol que sea una trufa,
quiero besos de limón,
abrazos que sean de azúcar.
 
Quiero un mar de chocolate,
sorbetes de corazón,
cosquillas con olor a eucalipto,
sonrisas de miel y melón.
 
Quiero un mar de chocolate,
y que me des todo tu amor,
caricias con mandarinas,
y sabor de melocotón.
 
ANA RIVAS
 
0904243129927 
 

LOS DOS CAMINOS

El camino hacia el abismo está lleno de flores, árboles con frutos colgando, sombra fresca y cantar de pájaros. Es un camino por donde el paseo es agradable, se oye un arroyo cerca, y la hierba crece a los lados. Huele a romero y hierbabuena, y la sensación es de paz y tranquilidad. Pero al llegar al final sólo está el precipicio, un abismo enorme donde no se ve el final y que produce desasosiego y malestar.
El camino al paraíso es árido y seco, donde abundan los alacranes y las piedras, no hay ni una sola sombra ni el mínimo asomo de vegetación. El sol abrasador lo inunda todo y además es cuesta arriba, pero lo que te encuentras al llegar es un edén lleno de vida y frescor, con verdes prados y abundantes frutos, con animales y ríos, con vida por todas partes.
¿Cuál elijo? ¿Prefiero que el camino sea agradable para no encontrarme nada, o aguantaré la sed y el calor para llegar a un lugar de ensueño?.
Así es la vida, con un camino fácil que nos lleva al hundimiento personal, o con un camino donde el esfuerzo y lo difícil nos inunda para después compensarnos con la felicidad.
¿Sabré elegir cual de los dos, es el camino que me conviene?
 
ANA RIVAS