A MI ABUELO RAFAEL

El día 13 de abril, justo uno antes de mi cumpleaños, hará 17 años que te fuiste.
No comprendi todo lo que te quería hasta que faltaste, y jamás pensé que podría echarte tanto de menos.
Me permito la licencia de tutearte, ya que en vida, siempre quisites que te llamásemos de usted, porque un hombre nacido en 1902, pensaba que el respeto sólo se demostraba de esa forma. Pero ahora, estás en otro sitio, y sé que no lo tendrás en cuenta.
Agradecí a Dios que te llevara con 90 años cumplidos, y que a pesar de todo lo que te tocó vivir, como a casi todos los de tu generación, fuiste fuerte y conseguiste llegar a anciano.
Tú que sufriste una guerra, que pasastes por la cárcel, que soportastes una postguerra, y que cuando ya estabas feliz y tranquilo, llegastes un día a casa y vistes a la abuela, como dormida con un libro en las manos. Que cinco años después y con 83, tu hija mayor cayó delante de tí con un ataque fulminante, tú lo superastes y conseguistes conocer a tu primer biznieto. Luego vinieron otros, a los que ya no conocistes, pero sé que desde donde sea los proteges.
Sólo quince días antes de morir, tu cuerpo dijo basta y tuvimos que ingresarte y en esas dos semanas, donde los recuerdos se borraron y no sabías ni quien eras, confieso que me sobrecogió que sólo a mí me conocieras.
A mi madre, tu hija, la confundías con la abuela, y a los demás nietos, según fuese el día, pero a mí siempre me conociste, siempre me decías todas las tardes cuando iba a cuidarte que yo era tu nieta Ana Mari.
Siempre creí que echaría mas de menos a la abuela, porque tú precisamente cariñoso no eras, pero después de marcharte, siempre te he tenido presente. Creo que no ha habido un sólo día en el que no pensara en tí, y cada vez te siento mas presente a mi lado. Me parece que me proteges, y no sé explicar porqué, pero así lo siento.
Casi todos los días releo tu cuaderno, escrito por tí a mano, del año 1943, sobre matemáticas y algebra, y recuerdo que nos contabas que en la cárcel había un maestro que os daba clase y tú siempre quisistes aprender. Aún unas semanas antes de irte, te ponías a hacer cuentas, porque decías que no querías que tu mente se atrofiara.
Allí donde estés seguro que estás con la abuela y la tía, y espero que los tres estéis felices, pero espero también que todavía esperéis mucho tiempo a mi madre.
Siempre te querré, ABUELO RAFAEL.
Te mando un beso.
Tu nieta
Ana María Rivas TORRES  
Anuncios

8 pensamientos en “A MI ABUELO RAFAEL

  1. Bonito recuerdo para tu abuelo Ana, por lo menos tuviste la suerte de difrutarlo,yo menos pues los dos murieron siendo yo muy niña.UN beso y disculpa mi tardanza, pero el nacimiento de Adrián me ha tenidomuy liada.Un besote

  2. Esta entrada te honrra! Es bueno recordar a los que queremos, seguro que de alguna forma ellos lo saben.Y si solo te reconocia a ti… creo que es porque te quiso mas de lo que sabia demostrar ¿no?Un beso poseido Ana.

  3. Me ha gustado muchísimo esta carta dirigida a tu abuelo, debe de ser porque yo tampoco olvido a los que me faltan, ni tampoco quiero, prefiero que sigan a mi lado y me vayan mostrando el camino. Dejan un vacío muy grande. Pero yo también pienso que están todos juntos y desde allí nos están de algun modo protegiendo. Saludos Ana.

  4. ¡Uff, que emocionada me tienes Ana!Ha tenido que ser muy feliz de tener una nieta que le quiera tanto como tú y estoy segura de que has sabido demostrárselo en vida, de igual forma que se puede leer tanto amor en ese escrito que le dedicas.Un abrazo muy fuerte y un montón de besos.

  5. ¡¡Dichosa tu, amiga Ana, que disfrutaste a tu abuelo 90 años que es lo que vivio.Yo no conoci a mis abuelos maternos. Cuando murio mi abuela, tenia mi madre 9 añitos.Y cuando contaba 17 años, se le murio su padre.A mis abuelos paternos si les conoci. Mis abuelos murieron cuando tenia yo entre los 9 y 12 ños aproximadamente. Primero murio mi abuelo y despues mi abuela.Ahora soy yo abuela y…….¡¡que alegria ser abuela!!Un abrazo amigaPaquita

  6. Él (inconscientemente), te dejo el mejor regalo de amor, a pesar de la nublosidad de su mente a tí te reconocía, siempre te llevo en el alma, eso es muy grande y conmovedor.

Me gustaría saber lo que piensas. Pero si no quieres decírmelo, no pasa nada.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s