UN DÍA REDONDO

 

Verónica no quería volver a llegar tarde al trabajo. su jefe ya la había advertido. Si vuelves a no cumplir con el horario, y ya son cinco veces te arriesgas a una sanción de una semana de empleo y sueldo.

Así que ese lunes, estaba en el metro media hora antes que otros días. Al bajar los escalones se le rompió un tacón, así que ahí estaba con un  tacón en su sitio, y el otro en su mano. Espero al vagón y vio que estaba lleno a rebosar. Entró como pudo, y cuando llegó su estación, no pudo bajar porque delante de ella había otras personas, así que tuvo que bajarse en la próxima. Literalmente, fue llevada en volandas al andén, y cuando se vio de nuevo fuera, con el tacón en la mano, pensó: “Lo meteré en el bolso”. En ese momento, comprobó que le habían robado el monedero, con todas sus tarjetas y documentación. La tira del bolso se le había roto también, y el peinado parecía más bien el de Cruela de Vil.

 De esta guisa, cambia de andén y coge de nuevo el metro para ir a su estación. A estas alturas, ya no le importaba que la gente la mirara. Menos mal que la oficina estaba nada más salir a la calle.

Evidentemente llegó de nuevo tarde, así que su jefe cumplió su amenaza y allí se vio ella camino de su casa.Pensó en pedir un taxi, no podía ir así por el metro y además no tenía dinero. Ya le pagaría cuando llegará a su apartamento. El taxista la miró de arriba abajo, pero cuando le dijo donde vivía, no  dudó ni un momento en llevarla.

 Llega a su casa, “espere aquí, ahora bajo a pagarle”. “No se preocupe señorita, aquí estaré”.

 Sube a su piso y entra, se pone unas zapatillas y busca dinero, en ese momento se acuerda de que había cogido esa mañana los últimos euros. Sale a llamar a la vecina a pedirle dinero para pagar al taxista. Cuando sube otra vez, se da cuenta que se ha dejado las llaves dentro. Así que llama otra vez a la vecina para poder llamar al cerrajero, y de paso la pide otra vez dinero para pagarle.

Le abren la puerta, 100 euros le cuesta y la vecina pagando. Entra en casa y llama al banco para anular las tarjetas y a la comisaría para poner la denuncia. “Señorita, si quiere que sea efectiva, debe venir a firmar”: Vale, iré a la tarde.

Se sienta, y piensa, que el día al fin y al cabo ha salido redondo. Sólo se le han roto sus mejores zapatos, ha destrozado su bolso, le han robado, le ha costado el taxi y la bromita de la cerradura 140 euros, bueno a ella no, a la vecina, pero ya la pagaría mañana, cuando fuera al banco. Además ese mes cobraría una semana menos, pero al fin podría hacer lo que estaba deseando desde hace tiempo. Se pondría el pijama, se rodearía de palomitas y se pondría en el DVD, una película de amor, para llorar a moco tendido. Así podría convencerse a sí misma de que lloraba por eso y no por todo lo que le había pasado. Además en el resto de la semana podía ocuparlo en descansar e ir al gimnasio tranquila. Definitivamente ese había sido UN DÍA REDONDO. 

ANA RIVAS

 

 

Anuncios

4 pensamientos en “UN DÍA REDONDO

  1. Pues si, un día redondo! a pesar de las adversidades, un día para disfrutarlo para ella misma, para llenarse, para relajarse, y sobre todo para compartir.Positivismo! esa es la palabra… a pesar de la adversidad.Yo lo veo así… la han dejado como para tirarse a las vias del metro (metaforicamente hablando) pero…La vecina le presta, el taxista la espera… y ella tiene días para ser ella.No se si yo hubiese sido tan positivo como Verónica, pero es una estupenda lección.Gracias por compartirla.

  2. TE DESEO ESE DÍA ANA !!BUEN RELATO .. DE TODO HAY QUE SACAR LO BUENO … AUNQUE EL DÍA PAREZCA CUADRADO JAJAJA !!BUEN RESTO DE SEMANA NOS VEMOS MUA

  3. ¡Ayyyyyyyyyyyyyyy! Ana, hija, que me has tenido casi sin respirar durante la lectura de tu relato.Uffffffffffffffffff……!!que angustia…….!! ¡¡Menos mal que al final me ha relajado un poco.!!Bueno…Despues de las lagrimitas con la pelicula, se iria al gimnasio. Este, tambien le relajaria a ella.Y….¡¡No te digo "na" de la semanita de descanso que se iba a pasar en su casa…..!!¡¡Claro, que a la perdida de dinero de la semana que estaria sin cobrar…, tenia que sumar los 140 euritos que debia a su vecina!!¡¡Que imaginacion tienes Ana……..!! ¡¡Para mi la quisiera!!Un abrazo amigaPaquita

Me gustaría saber lo que piensas. Pero si no quieres decírmelo, no pasa nada.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s