QUISIERA SER

Quisiera ser diminuta

para explorar los rincones de tu alma

y descubrir que es lo que te quita la calma.

 

Quisiera  ser un pájaro,

para volar por tu mente,

y ser parte de tu presente.

 

Quisiera ser toda agua,

para apagar tu sed constante,

y desearas ser solo mi amante.

 

Quisiera ser tu existencia,

ser sólo tu pensamiento,

y formar parte de tu cuerpo.

ANA RIVAS 

Anuncios

15 pensamientos en “QUISIERA SER

  1. Jeje,me recuerda a la canción de Amaia,(No,no Ana,la de los dibujos animados no,la otra.Si mujer esa que cantaba con la oreja de no se kien.Que mala leche ¿no?Eso de kitarle una oreja a alguien para cantar con ella…Ummmm,pero para cantar¿No es un micrófono lo que se utliliza?Ainsss cuanta gente rara que hay por ahí……..)
    Bueno pos eso,que la Amaia que yo te digo es Amaia Montero,y canta una canción que se llama:”Quiero ser”,y que a mi me encanta mucho.
    Yo creo que si luchamos por las cositas que nos importan y nos interesan podemos cambiar la palabra
    “quisiera” por la de “soy”
    Juer como me he enrollado,¿no?
    🙂
    Muchos besotes Ana y Feliz Fin De Semana!!!

  2. Pssst Ana,espera que te cuento un chiste.

    Una monja y un sacerdote cruzaban el desierto del Sahara montados en un camello. Al tercer día, una tormenta de arena les atrapó y se vieron obligados a buscar un refugio para guarecerse de ella.

    Cuando acabó la tormenta, ambos religiosos se percataron que el camello estaba muerto. Entonces el sacerdote dice a la monja:

    – Hermana, esto se ve muy mal, difícilmente sobreviviremos dos días aquí y el campamento más cercano se encuentra a una semana de camino. Así que ahora que sabemos que no sobreviviremos, quiero pedirle un favor.

    – ¿Cuál?

    – Nunca he visto los senos de una mujer. ¿Podría ver los suyos?

    La monja, un poco sorprendida, le responde:

    – En las circunstancias en que nos encontramos, no veo ningún problema.

    Y mostró sus senos al cura. Este, entonces, le dijo:

    – Hermana, ¿le importa si los toco?

    La monja no puso ninguna objeción y se los dejó tocar. Después de unos minutos, con una picarona sonrisa, le dice al cura:

    – Padre, ¿puedo pedirle yo ahora un favor?

    – ¡Claro!

    – Nunca he visto el pene de un hombre. ¿Me dejaría ver el suyo?

    – Pues… en las circunstancias en que nos encontramos, no veo el posible daño, madre.

    Y entonces se lo mostró.

    – ¿Lo puedo tocar?, preguntó la monja.

    – Pues… ¡tócalo!

    Después de varios minutos de tener la atención de la monja, el padre ya ‘armado’ no puede contenerse y acercándose a ella, le dice al oído:

    – Hermana… ¿Sabía que si lo inserto en el lugar correcto, puedo crear vida?

    – ¿De verdad?

    – ¡Por supuesto!

    – Qué bien, Padre. ¡Métaselo al camello por el culo y vámonos de aquí!

  3. Ana, mujer enamorada, sólo una mujer que siente ese amor puede escribir algo así, yo no siento nada es como si me hubiese quedado vacía, creo que cuando seme rompió el corazón debió vaciarse mi cuerpo y mi alma.
    A tu pregunta de ayer, si si muchísimo!!
    Besos mujer enamorada

  4. Ya nadie más, ya nadie más..

    Tu línea coincidió en la línea mía,
    se unieron paralelas imposibles
    en la más alta y honda geometría.

    Uno hicimos, tú, yo, al dos, amada
    rosa exacta, los dos indivisibles…
    unidad de verdad, apasionada.

    Abrazos,
    Ana.

  5. ¡Muy enamorada te noto últimamente, eh, Ana! 😉
    ¿Y como es él? ¿De donde es? ¿En qué lugar se enamoró de ti? ¿A que dedica su tiempo libre?
    Cuenta, cuenta…
    ¡Muchos besitos de finde, bonica!

  6. Hola Ana, me volvi a suscribir, pero sigue sin llegarme nada y sin aparecer en la págiana principal, supongo que esto será algo pasajero, pero no te preocupes, de vez en cuando iré a tu perfil.
    El amor siempre exigiendonos una conexión total y absoluta.
    Besos

  7. Ya he hecho todo eso, por eso te decia que ha de ser un fallo de ellos, y no nuestro, por qué además me pasa con otros blogs, que no me llegan ya los avisos por correo. Ya lo solucionaran.

Me gustaría saber lo que piensas. Pero si no quieres decírmelo, no pasa nada.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s