CATALINA, LA AMIGA DE LAS PALOMAS

CATALINA era amiga de las palomas, siempre llevaba comida para ellas en los bolsillos.

Catalina era muy peculiar, llevaba siempre un abrigo de cuadros y un sombrero de flores, con su carrito lleno de recuerdos. Nadie sabía lo que llevaba dentro, pero ella decía que eran fotos de su hijo y su nieto, y recuerdos de toda una vida.

Todo el mundo conocía a Catalina, el frutero, el quiosquero, la panadera, todos la saludaban y ella hablaba con unos y con otros y siempre llevaba una sonrisa en la boca. Caminaba despacio, tirando de su carro y se iba al parque con sus palomas que la rodeaban y la acompañaban.

Los niños se le acercaban y hablaban con ella.

Catalina ¿porque las palomas se acercan a ti y a nosotros no?

Porque soy su amiga y las doy de comer. Ellas saben lo que siento, y me cuentan como están mi hijo y mi nieto.

La gente del barrio, quería a Catalina, pero nadie se creía que pudiera tener un hijo, quizás fuera producto de su imaginación. Catalina, era así vivía en su mundo y vivía sola. Nadie había visitado nunca su casa, pero todos la querían.

Un día Catalina no apareció por el parque, ni por las calles del barrio.

¿Dónde está Catalina? ¿La has visto?

Yo no, hace ya dos días, no ha venido por su barra de pan.

Empezaron a preocuparse unos y otros, porque la querían y apreciaban.

Las palomas, revoloteaban cerca del banco donde siempre se sentaba , pero Catalina no aparecía.

Llamaron a los bomberos y fueron a su casa, se oían tantas cosas, quizás hubiese muerto.

Cuando entraron en su casa, acompañados del presidente de la comunidad como testigo, se asombraron mucho. Pensaron que tendría su casa abandonada y llena de basura, pero todo estaba limpio, su mesa, su tele pequeñita. Los libros viejos en la estantería.

 Al entrar en su cuarto vieron la coqueta llena de fotos. De un hombre joven el día de su boda, de un bebé rollizo, de un veinteañero el día de su graduación, pero Catalina no aparecía por ningún sitio.

La buscaron y buscaron pero no supieron de ella.

A kilómetros de distancia, Catalina, con su abrigo de cuadros y su sombrero de flores, caminaba despacio tirando de su carro. En la mano llevaba una carta amarillenta con fecha de diez años atrás.

“Hola mamá, estamos bien, Jorge crece muy rápido y somos muy felices. Cuando podamos, iremos a visitarte. Un beso de tu hijo Daniel”

Catalina, había encontrado la carta entre sus cosas. Allí la había dejado cuando la recibió y esperó durante un tiempo  a que Daniel viniera a verla. Pero pasaron los años, y Catalina se quedó viviendo en su mundo, y cuando volvió a ver la carta creyó que la había recibido ayer y cogió sus trastos y comenzó a andar para ir a ver a su hijo y su nieto.

No tenía prisa, ya llegaría.

Que contento se pondría cuando la viese.

 Tampoco se olvidó de llevarse comida para sus palomas.

 ANA RIVAS 

Anuncios

12 pensamientos en “CATALINA, LA AMIGA DE LAS PALOMAS

  1. Enternecedora historia, me ha recordado aquella señora que conoció el niño de “Solo en casa” en el Central Park, que daba de comer siempre a las palomas. Sola siempre…tanto daño le habian hecho.
    Besitos y a por el año nuevo con fuerza y ánimos.

  2. Ainsss Ana,me has tocado la fibra sensible con esta historia.
    Lo más triste es que este relato es tan real como la vida misma,hay muchas Catalinas vagando por el mundo,con su carrito a cuestas,buscando a aquellos que un día se olvidaron de que Catalina existía.

    Besotes mi niña Ana.

  3. El relato es triste, refleja una realidad, la vejez, cuando las facultades empiezan a fallar, falta de apollo familiar, la soledad no buscada…
    El hijo aquí no sabemos si paso algo para no volver a ver a su madre ó si es un mal hijo.
    Saludos.

  4. La soledad es uno de los problemas de siempre, pero actualmente se da más debido a las absurdas estructuras que hemos montado. El día en que aprendamos cuáles son los verdaderos valores de la vida habrá menos mujeres como Catalina.
    Un abrazo
    Pablo.

  5. Quedé perpleja frente al relato, hablas de esa soledad que invade a tantos ancianos, del abandono familiar… Uy qué fuerte amiga! Pasan por mi mente tantos casos conocidos que… no tengo palabras.
    Un fuerte abrazo Ana y feliz 2011!

  6. Me ha emocionado el relato Anita!Es el clásico abandono de personas, no conocen el pobre mundo del que vive en soledad y como si fuera una planta no pasan al menos a regarla con aguas de amor para que vuelva a revivir.Es Este el aspecto oscuro de la vida, que nosotros debemos iluminar.Besitos :María Luisa

  7. Hola Ana,
    Estoy pasando un mal momento familiar en torno a un familiar que tiene alzheimer, y el relato me ha emocionado. Es una realidad cruel, pero cierta, y que desgraciadamente todos tendremos que pasar.
    Disfrutemos el máximo ahora que podemos, porque más tarde ya no podremos hacerlo.

  8. Catalina vive en un mundo de espera, en feliz esperanza que le desborda el corazòn y le dispara a la generosidad que solo en el dar encuentra su realizaciòn. Su caminar es nuestro caminar.
    Ana, abrazos y cariños !!
    Betsi.

Me gustaría saber lo que piensas. Pero si no quieres decírmelo, no pasa nada.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s