AUSENCIA DE RECUERDOS

Arturo se despertó un día sin recordar quien era. Sin recordar su nombre ni como tenía que vestirse.
Llevaba tiempo olvidando pequeñas cosas, donde había dejado las llaves, el número de su portal, el nombre de su hija, pero se negaba a creer que no fuera fruto de la edad.
No quería reconocer lo que el médico le dijo en una ocasión. Que los recuerdos se irían borrando poco a poco.
Y ese día, de repente, ya no sabía quien era, se quedó mirando la habitación, le parecía recordar que la conocía, pero no sabía donde estaba. No conocía sus objetos personales.
Entraron por la puerta dos mujeres, no sabía porqué, pero sabía que las quería. Una mas joven, otra más vieja. Las miró a los ojos, y comprendió que a su lado estaría bien y protegido.
Papá, ¿Cómo estás?
Bien,- acertó a contestar. ¿Quién eres?
Soy Berta, papá, tu hija.
¿Mi hija? No sé porqué pero te quiero… Y una sonrisa afloró a sus labios.
¿Has visto a mamá que guapa está?
Hola, a ti te quiero también, no te vayas nunca,
Y Julia, lloró despacio, acariciándole la cara.
¿Que te pasa? ¿Que es eso que te cae?
Nada, no es nada, es sólo cariño y amor.
Y Arturo sonreía, y todos los días a partir de esa mañana, salía a pasear con Berta, a sentarse en el parque en un banco, junto a los olivos.
No sabía porque estaba tan a gusto, pero al lado de ellas se sentía protegido.
Su mente estaba vacía, ausente de recuerdos, pero no paraba de sonreír.
Y Berta le miraba, y cada vez que él reía, ella también. Y así pasaban los días lenta y tranquilamente.

 ANA RIVAS 

Anuncios

16 pensamientos en “AUSENCIA DE RECUERDOS

  1. Ojalá el tema del alzhéimer fuese tan dulce como tu cuento, Ana. Pero a veces, no solamente no reconocen a sus parejas o hijos, sino que les tienen miedo, porque los perciben como una amenaza.
    Soy incapaz de comentar de otra manera, lo siento, me duele en el alma por tocarme de demasiado cerca.
    ¡Muchos besitos!

  2. Cuando se los rodea de amor, de afectos, de sonrisas, caricias,se sienten protegidos y ellos también sonrien aunque no conozcan.Así como lo cuentas , lo vivimos con mi hermana, no nos podía nombrar , pero nos tiraba besos mientras en sus ojos anidaba una sonrisa.Sin la atención amorosa de Raquel y Julia, Arturo lo hubiera pasado muy mal.Besitos Ana.Que Dios te bendiga:María Luisa

  3. Desde luego, mi intención no era la de molestarte para nada.
    Gracias por tu apoyo y comprensión, querida Ana. Sabes que siempre intento dar un toque alegre, pero a veces las situaciones personales nos desbordan el corazón. Tenía que haberme abstenido de comentar, por estar demasiado involucrada con el tema.
    Acabo de leer el testimonio de Maria Luisa, y solo me queda añadir que aunque se trate de la misma enfermedad, no todos la viven de la misma manera, por mucho cariño y amor que los familiares les demos.
    Miles de besos.

  4. Las enfermedades son todas crueles, ésta llega a ser terrible, aunque en este caso el enfermo es tranquilo, es querido, cuidado y protegido.
    Saludos.

  5. Muy fuerte Ana,he visto el deterioro mental y físico y la violencia que puede aflorar.Pero cuando un atisbo de recuerdos llega a su mente son tiernos y dulces.
    Besines.

  6. Has tocado un tema muy serio. El relato es tierno y bonito, pero es natural que evoque demasiados sentimientos en muchos lectores.

    Eso no es ni bueno ni malo. Es así, y ya está.

    Saludos.

  7. El amor es el sentimiento, la sensación y la emoción que nos da la vida durante toda ella, ni el cruel Alzheimer prevalece contra el amor. Felicitaciones por tu sensibilidad!!!
    Un fuerte abrazo

  8. La enfermedad es siempre visita indeseada. Suele llegar sin tocar el timbre. Se va o permanece mientras quiere o se ve vencida por la medicina. Si dura pocos días, no nos obliga a salir de la sociedad de los hombres. Si la enfermedad se instala en nosotros, nos somete a la tiranía de su reino.
    Es la enfermedad o la muerte de los seres queridos quienes nos hacen entender que el tiempo corre mucho, que hay que amar de prisa, que hay que ayudarse sin esperar a mañana, que a pesar de la limitación de la enfermedad, quedan parcelas de felicidad que se pueden disfrutar.

    Ana, van abrazos y afectos !!
    Betsi.

  9. A los buenos días:
    Qué dura enfermedad, mueren de olvido, pero parece que la piel siente cariño hasta el último momento.
    Bonita historia Ana.
    Cienes de besitos pal andando y cienes de y pico de abrazos
    Shi

  10. Dicen que la ignorancia es la felicidad, hasta que convives día a día con una persona sin pasado, entonces te das cuenta de que el dicho no es real, tan solo una apariencia vacía. Estamos hechos de recuerdos y de sueños, y no se puede vivir sin ellos.

  11. Tengo un par de amigos que están comenzando este proceso de Alzheimer. Lo impresionante son sus familias, de forma especial las esposas. Ahí es cuando ves de verdad lo que es amarse toda una vida. Un abrazo.

  12. Bueno,si que me has tocado la fibra con esto,y no quiero estar triste.
    Conozco muy bien la llamada enfermedad del olvido…el día que le dije a mi madre: Mamá y ella me respondió: ¿quien eres? yo no he tenido hijas.
    Ese dia la enfermedad se presentó ante mi con su cara más dura.
    En fin cariño,no sé que más decir,no quiero estar triste,pero tampoco puedo olvidar esos años porque forma parte de mi vida.
    Un abrazo

  13. Igual esta enfermedad, cada vez más común en nuestros días, supongo que debido a que vivimos muchos más años, es un aviso para que seamos capaces de disfrutar cada momento tal y como venga. Siempre se ha dicho que realmente nos damos cuenta de cuánto nos importa algo, cuando lo perdemos. ¡Ojalá no tengamos que perder nada para apreciar su verdadero valor!

    Muy reflexivos tus relatos Ana. Besos.

  14. “No sabía porque estaba tan a gusto, pero al lado de ellas se sentía protegido”…Es el amar en la salud y en la enfermedad….Gracias por esta entrada…. Visito poco los espacios porque estoy enferma.
    Un abrazo!!

Me gustaría saber lo que piensas. Pero si no quieres decírmelo, no pasa nada.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s