ME LLAMO SOL

Me llamo Sol, y soy hermano de Luna.

 

Yo al contrario que ella, soy diurno, me gusta la luz, los colores, ver todo con claridad. He de reconocer que soy muy pasional, tengo mucha energía, muchas ganas de que me vean, de hacerme notar.

 

Hay días que los nubarrones se enfadan, porque juego con sus hermanas las nubes, y deciden estropearme el día, me tapan y me incordian y no me dejan que brille con todo mi esplendor, pero en regla general siempre consigo hacerme notar.

 

A veces consigo que mi hermana Luna venga a visitarme, y se pone cerca de mí. Ella dice siempre, que tiene luz gracias a mí, y yo la digo, que yo no tengo el poder que ella tiene de atraer a las mareas, de hacer que vosotros los humanos cambiéis de humor… pero hay una cosa que la envidio de verdad. No sé como ha conseguido tener ese influjo tan enorme que hasta es capaz de hacer que ciertos hombres se transformen en lobos. Ella me cuenta como son y lo que hacen, porque, claro, yo no los puedo ver…

 

Pero no me quejo, yo doy vida, color, alegría a la vida de vosotros los humanos. Me gusta veros pasear, me gusta ver los campos, los ríos, el mar.

 

Cuando mejor me siento es cuando enciendo mis rayos fuerte y potentemente y brillo en lo alto del cielo.

 

Soy feliz dando vida a la tierra y me encuentro a gusto entre vosotros.

 

A mí no me han hecho todavía tantas poesías o canciones como a mi hermana Luna, pero es que no me extraña… ella es tan guapa y dulce…

 

Me llamo Sol… cada día estoy a vuestro lado. No tengáis temor y dejaros acariciar por mis rayos y mi luz.

 ANA RIVAS 

Anuncios

13 pensamientos en “ME LLAMO SOL

  1. Ella es guapa y dulce, pero él es maravilloso, hermoso sin él yo no podria vivir, bueno nadie podriamos vivir.
    Un hermoso post, para nuestros queridos astros.
    UN beso ana, por cierto esa música no me gusta, para esta entrada ajajajajaaja
    Recuerda que estás invitada a cava, en mi no cumpleaños eh?

  2. Uichs Ana,pos claro que el sol también tiene el poder de cambiar el ánimo de las personas!!!
    Hay gente que con los días grises parecen sumirse en un estado de tristeza profunda y cuando sale el sol florecen como si de una flor se tratasen.
    Sabes???A mi me encantan los días grises,porque eso me da la oportunidad de pintarlos yo misma con los colores del arco iris.
    Besotes.

  3. Querido sol:
    Tu hermana es palida y fria, y aunque nos mantiene cuerdos sin ti… de nuestra vida que seria?
    No se te ocurra apagarte!
    Jejejejeje Bonito Ana, gracias, y ya sabes besitos que ya estoy de regreso de mi viaje.

  4. Me ha gustado mucho, creo que el Sol quiere mucho a la Luna, leyendo tu escrito,Nos la esta presentando con todas las virtudes ,pero sin envidia,noto cariño en lo que nos cuenta.al igual que el Sol se siente feliz de lo que aporta.Gracias por escribir y compartir cosas tan hermosas.Un abrazo y gracias por ir siempre a mi bloc.

  5. Y yo no podría vivir sin ti, porque me pongo muy triste y me marchito cuando se suceden los días de lluvia…
    Me das una alegría y energía tremendas, ¡mucho más de lo que te imaginas!
    Sigue brillando, Lorenzo, ¡eres imprescindible para la tierra!

    ¡¡Una entrada preciosa y original, Ana!!
    Muchos besitos.

  6. A los buenos días:
    Sol y luna, como el ying y el yang, el karma y el darma, la vida con sus noches y sus días, incluso días nublados, pero un equipo Ana, ninguno es más importante, cada uno en su papel. Y sabes? nosotros, cada uno somos sol y luna, de ahí la fuerza con la que podemos movernos, con la ventaja que unos días somos sol, el que parece importante, y luna, la que acompaña la noche, lo más duro y frío que existe desde el pricipio de los tiempos para nosotros los humanos, y de no ser por qué nos hemos adaptado a ella, a la noche, no nos daríamos cuenta que siempre que avanzamos es por superar y adaptarnos a conseguir eso que nos hace sentir bien.
    Y es curioso, me los había imaginado siempre de amantes, jamás como hermanos, buena entrada Ana.
    Cienes de besitos pal andando y cienes de y pico de abrazos.
    Shi

  7. El cielo era, para el hombre del Tahuantinsuyo, un imperio divino: lo había creado Inti, el Sol, un inca celestial, rodeado de un cortejo de estrellas vasallas. Los pueblos primitivos -los incas entre ellos- concebían al cielo como a un mar de arriba; cuando se abrían sus compresas caían las aguas en forma de lluvia. Hay muchos viejos relatos egipcios que se refieren a la barca del Sol; también puede citarse al respecto el texto hindú con que se inicia el Manava Dharma Sastra e incluso los versículos 6, 7 y 8 del capítulo I del Génesis bíblico, así como las concepciones cósmicas de los aztecas y los mayas.

    Felicidades,
    Betsi.

  8. Querido Sol, percibo una leve queja, vamos a ver.. de que te quejas si eres un Sol, lo más brillante, la luz, el calor, no me seas lloroncete que sin ti no hay color.
    Saludos.

Me gustaría saber lo que piensas. Pero si no quieres decírmelo, no pasa nada.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s