FOBIAS Y VENGANZAS

Aurora era una chica tímida y retraída. Siempre había estado enamorada de Luis, el más aguerrido y apuesto del lugar. Claro, que también era el mas rico, hijo de una familia rica con la mansión mas grande que había por aquellos lugares.

También tenían tierras y ganado, grandes viñedos y muchos olivos. Jamás pensó que se fijaría en ella.

Luis estaba acostumbrado a que besaran el suelo por donde pisaba y aunque tuvo muchas amantes, nunca quiso formar con ninguna de ellas una familia. En el fondo él era muy tradicional, y quería para su casa la clásica mujer sumisa, a la que no faltara de nada pero que hiciera lo que él quisiera. Un florero dispuesto para las fiestas y cenas de gala, pero sin oportunidad de pensar y decidir.

Aurora no conocía esa faceta de la personalidad de Luis, y cuando él se la declaró no tardó un segundo en decirle que sí. En esos momentos se sentía la mujer mas afortunada de la tierra.

Después de los preparativos llegó el día de la boda. Aurora no tenía familia. Sus padres habían muerto y era hija única y había aceptado el puesto de maestra en el pueblo. Con el resto de su familia no tenía apenas trato. Así que se ocupó de todo Luis, de las flores, del vestido, del convite… Ella no lo vio como una anulación sino como una muestra de amor.

Cuando se casaron y bailaron su primer vals creyó estar en las nubes. Todo era felicidad y armonía.

Al acabar la fiesta se retiraron a su habitación y ahí empezó el calvario de Aurora.

Luis, que la consideraba de su propiedad no fue agradable ni cariñoso. La forzó y obligó a hacer cosas que no quiso, y entre medias se le escapaba alguna bofetada.

-No tienes donde ir, y no te dejaré marchar. No se te ocurra dejarme o te perseguiré. A partir de ahora eres mía y harás lo que yo quiera.

Pasaron los meses entre humillaciones y palizas y Aurora empezó a demacrarse y adelgazar.

El médico la mandó vitaminas. Claro, eran los nervios de la nueva vida, una muchacha sola y encontrarse con ese lujo al que no estaba acostumbrada…

Pero Aurora, no se hundió. Comenzó a tramar un plan. Sabía que su marido, con todo su orgullo, tenía una fobia. Le daba pánico ser enterrado vivo. Había dejado escrito ante notario que el día de su muerte lo enterraran en una caja con la tapa de la madera mas fina posible, una bombona de oxigeno para 24 horas y una linterna, y no podía estar mas profunda en la tierra de 60 cm. Además exigía una pala pequeña también. Aurora tuvo que firmar como testigo, y Luis la dijo que si era asesinado ella no heredaría nada.

Aurora empezó a leer sobre venenos. Descubrió uno, que en dosis muy pequeñas no era letal, pero dejaba a la victima en estado de catalepsia y oiría todo pero sin poder moverse.

Una mañana Luis no reaccionó. Aurora lloró y gritó y llamó al médico. Este certificó su muerte, un ataque al corazón… Que lástima tan joven.

Aurora recibió condolencias y miraba sin parar a Luis, allí estiradito en su caja. Luis, en su interior, pensaba que en cuanto despertara y saliera de la caja se dedicaría a mortificarla y la volvería loca. Las horas se le hacían muy largas pero estaba tramando su venganza.

Todo se dispuso como él quiso y llegó el momento del entierro. Y entonces Aurora, pidió que le dieran la vuelta a la caja y reforzaran la base como una lámina de acero. Luis en su interior notó golpes y sacudidas, pero pensó que era normal.

Enterraron a su marido a 60 cm, con la linterna y el oxigeno, sí  pero ninguna cláusula decía que no pudiera poner la base de acero y que fuera enterrado al revés.

Al pasar 24 horas Luis pudo moverse y quiso empezar su labor. Cogió la pala, encendió la linterna, pero no pudo hacer nada. Los chillidos eran terribles, se dio cuenta de que ese era su fin, y Aurora asomada a la ventana de su mansión reía sin parar pensando en la gran vida que a partir de ese momento se iba a dar.

 ANA RIVAS

Anuncios

18 pensamientos en “FOBIAS Y VENGANZAS

  1. A las buenas tardes:
    Ostras que dos, tal para cual, tan malo el uno como la otra. No sé, espero que a ella se le atragante la fortuna, y para él pienso que hay mil maneras de recibir su merecido, no sé, pero matar a alguien, como que no. Terrorífico relato Ana.
    Cienes de besitos pal andando y cienes de y pico de abrazos
    Shi

  2. Una historia extraña porque ella se supone estaba enamorada de el y jamas pensó se fijaría en ella. Lo consiguió y descubrió el lado oscuro del que ya sin remedio era su marido…Ella jamas tubo buen corazón tampoco.Y demostró ser peor que el.No dejo de darle vueltas a tu historia.Algo no me cuadra. Pero es tu historia y no entiendo el mensaje. Un abrazo amiga mia

  3. “Mujeres asesinas” – Marisa Grinstein
    (Historias reales de crimenes cometidos por mujeres en argentina)

    Las catorce asesinas de este libro tienen algo en común: esperaban para sí mismas un destino mejor. Como casi todas las mujeres del mundo, creían que sus virtudes les despejarían el camino de las miserias cotidianas. Y, como casi todas las mujeres del mundo, vieron que sus vidas estaban tomando un matiz que poco tenía que ver con lo que habían imaginado. Pero mientras hay quienes aceptan la derrota con cierta soltura y hasta con resignación, otras se vuelven violentas, enloquecidas, tremendas. (Fragmento del prólogo).

    Ana, abrazos fraternales,
    Betsi.

  4. Joder con Aurorita! él era un bestia, pero ella una alimaña, la venganza y con beneficio económico no es señal de honradez.
    Saludos.

  5. Uffff que te digo después de leer esto?
    Primero que hay muchas Auroras en el mundo y que como siempre pasa no es oro todo lo que reluce.
    Segundo que si las Auroras que hay por ahí hicieran lo mismo que esta, pocos Luises quedarían,afortunadamente.
    Y por último te digo que me encanta la historia,la has hilvanado muy bien y le has dado un final con sorpresa.
    Lo dicho me gusta.
    Un beso guapa

  6. te agradezco me lo hayas aclarado porque entonces si lo entendí bien.Todo fue fruto de problema de mi enfermedad,que no lo asumo bien .Pero al volverlo a explicare así lo entendí.Gracias amiga ,espero que no te haya molestado mi mensaje. Pues lo hice sin intención y agradezco me hayas ayudado a entenderlo. Discúlpame si te molestó.Porque jamas heria un comentario para molestarte y menos a una persona que considero amiga.Un abrazo

  7. Hola Ana,, a medida que iba leyéndo pensé que ibas a dar una solución al grave problema del mal trato, pero poco a poco me he dado cuenta que no, quee sto no es solucio´n para nadie, que me parece un cuento de terror de,STEPHEN KING, Ana lo has bordado un diez por tu post.
    Un besito guapa!

  8. El título es revelador.
    Nunca muestres tu lado débil, pues quién quiera vengarse de ti, lo usará en tu contra… la venganza suele ser siempre despiadada.
    Por supuesto que merecía liberarse del salvaje, pero ¡con cuanta saña!
    ¡Besitos y feliz semana!

  9. Jupeta Ana,él un mal bicho pero anda que ella no es mejor que él.Que joia esta siguoó al pie de la letra eso de que la venganza es un plato que hay que comérselo frío.
    Besotes mi niña.

  10. Buen guión para una buena película:)
    Aunque parezca algo extraño el relato, dicen que la realidad supera a veces la ficción…

    Un abrazo
    Pablo.

  11. Poco queda por decir que no hayan dicho ya los anteriores comentarios.

    ¿Podrías mandarme un mensaje privado con el nombre del veneno? Es sólo por curiosidad, por cultura general… 🙂

    Saludos.

Me gustaría saber lo que piensas. Pero si no quieres decírmelo, no pasa nada.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s