LA EXCURSIÓN

Nunca se habían ido de excursión todos juntos. Patricia le reprochaba a su marido, que siempre estaba pensando en el trabajo, y los fines de semana decía que estaba cansado y no quería salir. Ella y los niños, siempre aburridos, metidos en casa, porque Manuel no quería salir.

El decía, que el campo no tenía nada de sano, que si bichos, que si ortigas, y no digamos si les venía un aguacero. Además eso de acampar en mitad de la naturaleza, no le hacía ni pizca de gracia. Pero tanto insistieron Patricia y sus hijos, que se lío la manta a la cabeza y después de ir de compras y adquirir la tienda de campaña, las colchonetas, los trajes para la montaña, las provisiones, las mochilas, las mantas, etc., etc., decidieron irse el próximo fin de semana.

Manuel no estaba tranquilo del todo, presentía que algo iba a pasar. Y vaya si pasó.

Al comenzar el viaje, se les pinchó una rueda, por lo que llegaron más tarde de lo que esperaban. Buscaron el sitio adecuado y al montar la tienda de campaña, se machacó un dedo, no atinaba con la lona, en fin dos horas de reloj. Patricia para calmar los ánimos, se puso a hacer la comida en el infiernillo. Por intentar ayudarle a él, se le quemaron las salchichas. A todo esto, Manu y Sonia vienen llorando:

¿Que os pasa?

Mami, me ha picado una avispa.

Busca que te busca y se les había olvidado la pomada anti picaduras.

Manuel ya ha acabado y al dar un paso atrás para ver su “obra”, tropieza y se hace un esguince.

A todo esto Patricia, que no tiene carnet de conducir no sabe que hacer, así que deciden quedarse, a ver si baja la hinchazón de la picadura y de la torcedura.

Cae la noche, empiezan a contarse cuentos de miedo, lo típico, se acuestan y suena el primer trueno.

¿Es que no has mirado el parte meteorológico? Pues no se me había ocurrido, con la emoción…

Llueve torrencialmente, el agua pasa por debajo de la tienda, se les mojan los colchones y no pueden dormir. Los niños llorando por el miedo a la tormenta.

Parece que pasa todo y a la mañana siguiente, sin haber dormido salen para desayunar y tienen todo alrededor lleno de barro, un show vamos.

Cuando Patricia va a por el desayuno, se da cuenta que no lo había guardado en el coche y ha desaparecido, no saben si por la lluvia o por que se lo ha llevado algún animal.

Así que empiezan a recoger, y la tienda ahora no cabe en la bolsa. Un desastre vamos.

Se montan todos en el coche, y Manuel les dice:

No quiero ni una palabra hasta que lleguemos a casa. Si alguna vez a alguno se le vuelve a  ocurrir hacer una excursión, se lo hago escribir cien veces, pero a mí no me volváis a decir que queréis un fin de semana de vida sana.

Y con las mismas, arranca el coche al tercer intento, y salen de allí con barro hasta las orejas.

ANA RIVAS 

Anuncios

16 pensamientos en “LA EXCURSIÓN

  1. Madre mía! jajaja

    Yo estoy un poco a favor de Manuel. El campo tampoco me gusta nada, bichos, etc…

    Pero por la familia se hace cualquier cosa, o por lo menos, debería hacerse.

  2. Creo que lo leí en tu blog de live, verdad? recuerdo lo de la avispa, ajajajaa y la lluvia ne fin es bonito redordar Ana.
    Un ebsito estré por aquí, aunque no haga entradas, asiesque olvidaté de mis orejas vale?

  3. jejejejejejeAna no siempre son asi las excursiones,Nosotros saliamos mucho de acampada,los 6 juntos y te puedo asegurar,que fue el tiempo mas feliz de mi vida
    ahora tod@s mayores y casi sola,pero salimos todos los fines de semana con la moto y amig@s

  4. Hola Ana me somo por tu blog para agradecerte tu lectura, y para felicitarte por tu blog.
    Las peripecias que pasa uno en familia, pero aun así son recuerdos y enseñanzas que se quedan siempre atesoradas en el corazón, y por increíble que parezca los niños recuerdan hasta el mas pequeño de los detalles, dandoles un significado importante o diferente al que nosotros le damos

  5. Me has hecho recordar alguna noche que pasé en vela (haciendo turnos con amigos) porque estaba lloviendo y habíamos hecho canales rodeando la tienda pero había que vigilarlos porque se llenaban de tierra y el agua entraba en la tienda donde dormían los que podían dormir…

    Y te aseguro que recuerdos como ese no los cambio por nada del mundo, y no me arrepiento de haberlos “sufrido”.

    ¿A quién no le ha picado nunca una avispa? ¿A quién no se le ha pinchado nunca una rueda? Lo malo fue que se juntó todo en un viaje que el urbanita no deseaba. Lo lamento por sus hijos (que los lleve a un campamento de verano).

    Saludos.

  6. Hola querida Ana, que historia esta que nos cuentas, ay por Dios con todo y lo negativo del marido, por supuesto que todo iva a salir mal jaja.
    Muy buena historieta, y que frustración para la pobre mujer que quería algo diferente.
    Un abrazo guapa.

  7. Hola amiga Ana, que bueno tenerte nuevamente, porque no sé la razón, no se podía entrar a tu space.
    Tremenda historia nos compartes, pienso que todo les fue tan mal por culpa del marido que estaba tan negativo y pesimista ay noooo lo soporto.
    Un abrazo amiga y gracias por venir a saludar.

  8. La siguiente vez si la hay seguro que será mejor.
    Cuando se hace algo por primera vez es dificil que todo salga bien y a gusto de todos.
    Mi experiencia en ésto es nula, nunca he ido de acampada será porque me gusta más la comodidad de una cama.
    Un placer en leerte y ser tu amiga.
    Besotes.
    Snoar.

  9. Juer Ana si poco me gustaba a mi eso de salir de acampada tú acabas de terminar de hacer que se me vayan las ganas del todo:)
    Deja,que yo si quiero ver naturaleza solo tengo que mirar por mi ventana a la derecha,y a la izquierda si lo que pretendo es ver la playa.
    Besotes limpitos de barro,avispas y hierbas.
    🙂

  10. Hola, ola de mar…
    Desde luego..mira que chafarles asi la excursión Ana..:-). Eso sabes porque ocurrio? Porque él solo llevaba mala energia a ese proyecto que no era suyo. De alguna manera, influye nuestro animo en nuestro entorno.
    Me gustan Beatles
    Gracias por tu comentario en mi casa Ana
    Un beso, del Aire

  11. Pena, penita, pena, para todos, y visto lo mal que les salieron las cosas habra que dar gracias que lleguen a casa sanos y salvos.
    Saludos

  12. Re buenas tardes:
    Pues a mi me encanta el campo, y no sé de qué se quejan, por aventura, la tuvieron.
    Cienes de besitos pal andando y cienes de y pico de abrazos
    Shi

  13. Colosal excursiòn, me trajo a la memoria una competencia en la montaña, la pasè genial. Pero fue una pesadilla para algunos competidores. Gracias, Ana, cuando te leo recorro mis tiempos.
    Besitos y cariños,
    Betsi.

Me gustaría saber lo que piensas. Pero si no quieres decírmelo, no pasa nada.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s