SE PARÓ EL TIEMPO

 

Walter tenía once años, y hacía lo que todos los chicos de su edad hacían en su barrio, andar por los callejones , y dar patadas a los botes. De pronto, vio algo brillar entre los cubos de basura, se acercó y comprobó que era un revolver. Como si estuviera haciendo algo malo, miró hacia un lado y otro y lo cogió rápidamente, llevándoselo a casa.

Lo guardó en el cajón de su habitación y esa noche no pudo dormir, porque no sabía que hacer con él.

A la mañana siguiente, se marchó al colegio, pero antes cogió el revolver y lo metió en su mochila. Cuando llegó el momento del recreo habló con su amigo Peter.

-Me he encontrado un revolver ¿lo quieres ver?

-Sí, por favor.- le contestó Peter.

Walter presumió delante de él, se sentía mayor y orgulloso de tener algo así entre sus manos.

¿Lo has probado?

-No, todavía no, pero cuando acabe el colegio si quieres quedamos en el descampado y probamos con unas latas.

-¿Tiene balas?

-Sí , está lleno el cargador.

Cuando acabó el cole, corrieron para disfrutar pegando unos tiros. No cabían en sí de gozo.

Iban a disparar, cuando alguien se acercó por detrás.

-¡Eh Walter! ¿Qué hacéis?

Walter se volvió con un sobresalto.

Se oyó un disparo, y se quedó mirando el revolver humeante, después volvió su mirada a su amigo Peter y miró al frente. Era su hermano John, que se echó la mano al estómago.

En ese momento se paró el tiempo, no se oía ningún otro ruido, era como si todo se hubiera congelado.

Inmediatamente se miró la camiseta, y una sonrisa le iluminó su cara.

El tiro había dado en un montículo que había detrás de él, la bala le pasó a dos centímetros.

Los tres se miraron y sin decir palabra, John cogió el revolver y fueron a la comisaría mas cercana a dar parte del hallazgo.

ANA RIVAS 

Anuncios

22 pensamientos en “SE PARÓ EL TIEMPO

  1. Parecía aterrador al principio Ana, pero has sabido darle un giro esperanzador; el relato se lee maravillosamente, me gusta como narras, no se hace pesado y da pena cuando se acaba.

    cuando leí que el niño se llevaba la mano al estomago lo flipé, es como si fuera testigo, escribes muy bien.

  2. A los buenos días:
    Esta visto que los niños tienen un coro de protectores invisibles acompañándoles; desgraciadamente no siempre.
    Cienes de besitos pal andando y cienes de y pico de abrazos
    Shi

  3. Hola.
    Al principio me temi lo peor. No creo en lo milagros, pero si es es cierto que hay un Angel de la Guarda… pasaria por su lado. Precioso relato, que has sabido dar un buen toque.
    Feliz dia
    Besitos

  4. Hola Ana…Por más que corro no llego nunca el primero..jaja…Seguramente sera porque ya soy viejo y corro poco..jaja.
    Bueno niña esta historia confirma aún más mi teoria que las armas de fuego deberian de estar prohibidas…Pero claro es solo una teoria…¿Porque entonces de que vivirian los paises que su mayor fuente de ingreso es fabricar armas?…Vease Estados Unidos.
    En fin gracias a Dios no paso nada…Otras veces si.
    Feliz dia …Cuidate mucho…Besitos

  5. Jope! Me has tenido el corazón en un puño. (porque desgraciadamente estas historias suelen ser muy reales). A terminado bien, como dicen en algunos comens… el angel de la guarda!
    Un saludo!

  6. Por fortuna el tiempo no se paró para siempre para ese niño. Podía haber sido peor. A veces de adultos nos pasan cosas así y reaccionamos del mismo modo, primero probando y cuando vemos el peligro de una actitud, o las consecuencias de actos que hemos ejecutado, paramos..y entonces lo llamamos sabiduría.
    Un beso, del Aire

  7. Hola Ana, estoy teniendo problemas de conexión a internet, a la semana que viene me pondré al día, me disculpas si?
    Un beso!!

  8. Hola Ana ,en primer lugar quiero agradecete tus visitas
    Y pedirte disculpas por no pasar mas amenudo por tu casita,No he podido por motivos personales,y por otro lado decirte que si el tiempo se detiene no podremos demostrar tantas cosas que estan ocurriendo
    Disculpame <Pero no me olvido de quien siempre pasa por mi casita sin esperar nada a cambio
    BESOS DE CORAZON

  9. Buen relato. Entre otras, la moraleja que saco de esta historia es que “nunca asustes a alguien que tiene un revolver en la mano” :))
    Un abrazo
    Pablo.

  10. Final feliz para un relato que, desde el principio, parecía desembocar en uno bastante desafortunado. Me gusta. Mezcla esa curiosidad infantil por lo “prohibido” con la inocencia y el peligro.

    ¡Un besito!

Me gustaría saber lo que piensas. Pero si no quieres decírmelo, no pasa nada.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s