MARISOL

VERÍDICO 

A Marisol, le costaba madrugar, y mucho. Se ponía siempre dos despertadores, por si acaso. Aún así se levantaba con la legaña pegada y unas ojeras kilométricas, pero no le quedaba otra.

Tenía la suerte de tener la parada del autobús justo al lado de su portal, y ya tenía controlada la hora. No más tarde de las siete y veinte, tenía que cogerlo.

La noche del martes le costó dormirse, y de repente se despertó sobresaltada. ¡Dios mío! No había sonado el despertador. Se miró la hora en el reloj de pulsera ¡Agggggghhhh! Las siete y cuarto, joer se había dormido.

No recordaba haberse levantado mas deprisa en su vida, no le daba tiempo ni a una ducha, así que a toda leche se vistió, se arregló el pelo como pudo y cogió su neceser. Ya se iría arreglando en el autobús.

No llegaba, ¡no llegaba!, Dios, el autobús no lo cogía seguro. Agarró el bolso y las llaves y salió para fuera.

Se quedó esperando en la parada y entonces se fijó en que no había nadie esperando como otras mañanas. Y no pasaban apenas coches, ni la luz de la panadería estaba encendida como todas los días ¡Que raro! Aún así siguió esperando, pero algo no cuadraba y empezó a sentir miedo.

Entonces se le ocurrió mirar que hora era, y tuvo que mirar dos veces. Abrió los ojos como platos ¡no podía ser! Eran las tres y cinco de la madrugada. Había perdido media hora de sueño. Resulta que no eran las siete y cuarto cuando miró el reloj, sino las tres menos veinticinco.

Así que se dio la vuelta, entró en casa y se volvió a acostar. Pensó que no lo conseguiría pero se durmió como un tronco. Y pasadas unas horas, sonaron los despertadores a su hora, como todos los días.

ANA RIVAS 

Anuncios

32 pensamientos en “MARISOL

  1. 😆 Nos reímos por no llorar, porque a todos nos ha pasado alguna parecida, puede que no tan gorda, pero… ¿quién no se ha levantado un día festivo pensando que es laborable? O el dichoso cambio de hora…

    Saludos.

  2. Ajajajajajaa me suena esta historia de Marisol, creo que nos ha pasado a todos alguna vez, el levantarnos antes de hora…a mi me ocurrió con el cambio de hora…y me costó llegar tarde, si hubiese sido al contrario mejor para mí, hubiese aprovechado más la mañana, porque yo no me acuesto ajaja
    Feliz jueves Anita!

  3. Hola.
    Siiiiii, a mi ha pasado, ¿a quien no? Uffff, pero que mal rato se pasa, j’amia!
    ajajajaja, y no por el cambio de la hora, y aun sin cambiar la hora, suele pasar. Muy bueno y real tu post, como la vida misma.
    Besos

  4. Pobrecita miaaaaaaaaaaaa jajajajajjajj alli en la parada mas sola que la una a las tres de la madrugada jajajjjjjjajaj sin desayunar con los pelos como una fregoncilla y con la legaña pegada…ainssss que situación para contar….gracias Ana me he reído de lo lindo….
    Besitos con alas…
    Pd..oye pero digo que serían las tres menos veinticinco cuando miró el reloj…..si fueran menos veinte serían las ocho y cuarto…a que si??..muakkkkk

  5. Lo bueno de esta historia es que vuelve a su casa, con un regalito extra de sueño ( una vez ya te has puesto en marcha, volver a dormir es un tesoro).
    ¡cómo se agradece ese ratito!
    Besos, blue cat.

  6. A Rafael le pasó prácticamente lo mismo. Ya estaba con la gabardina puesta, cuando le pregunté: ¿Adonde vas? Donde voy a ir, me contestó malhumorado. -Te puedes ir acostando, le respondí. Hoy es domingo.
    Un fuerte abrazo

  7. Se agradece ver ese nombre en algunos post. Se agradece que la memoria prevalezca. Se agradece y mucho poder reir con las lagrimas abrasando los ojos.

    Asi que gracias.

  8. Jajajajja pobre Marisol… menos mal que luego pudo dormirse…
    A mi alguna vez me ha pasado algo parecido, pero luego entre los nervios y la mala leche que se me ha puesto, no he conseguido pegar ojo!
    Un besito!

  9. Hola Ana, Esta historia me suena ¿Porqué será? Al leerla he revivido una cosa similar que me paso a mi hace muchos años. Mi suerte es que era domingo y no me hizo falta volver a poner el despertador.

    Besitos.

    Montserrat

  10. Ana, gracias por tu cariño, eres un encanto de persona. Marisol me ha causado mucha gracia, aunque no haya tenido similares experiencias, sí le ha ocurrido a una de mis hermanas. Soy de poco dormir, tiene su ventaja y por lo general no recurro al reloj despertador.
    La tristeza ha cedido. Agarra fuerte que te van besitos y muchos abrazos !!
    Con afecto,
    Betsi.

  11. Jejeje, creo que muchos nos sentimos identificados con la chica de tu historia 😛

    A veces, mi príncipe se levanta cuando yo me acuesto, y le pregunto: ¿Dónde vas?, y me contesta ¡¡que a trabajar!!
    No veas lo feliz que se siente cuando le digo que aun le quedan algunas horas de sueño 😉

  12. ¡Pues claro que estoy suscrita a tu blog, Ana!!, de hecho sigo recibiendo tus entradas a mi correo.
    De lo que estoy hablando, es que si te fijas en el recuadro donde ponemos el comentario, abajo hay una casillita blanca para señalarla opcionalmente, si queremos recibir los siguientes comentarios que se pongan en esa entrada después del nuestro.

    Yo tengo costumbre de señalarlo para ver si me contestan algo… pero desde hace un par de días, el sistema no me lo permite, y no solamente en tu espacio, sino en el de todos.

  13. Jajaja Ana, a mi me paso eso varias veces, pero lo mas gracioso fue cuando puse el despaertado un sabado, y me levante fuy al trabajo y me preguntaba, nade viene… hasta que llegue a casa y mi marido me dice;
    Niña para que te as vestido donde vas?

    jaja ahora me rio pero…que rabia que me dio.y ese domingo se estuvieron hechando unas risitas a mi costa

    Ainssssss, que cosas

    Me e reido un ratito, que eso esta muy bien a que si?

    besitos corazon

  14. Anaaaaaaaaaaa que bonita imagen mueve los ojitos está chulísimaaa, guapa!! gracias la pongo en un widgest
    Muak muak muak

    Feliz fin de semana artistaaaaaa

  15. A los buenos días:
    Esto mismo que cuentas me ha pasado cienes y cienes, pero ejke soy demasiado puntual, jajajajaj.
    Cienes de besitos pal andando y cienes de y pico de abrazos. Feliz domingo.
    Shi

Me gustaría saber lo que piensas. Pero si no quieres decírmelo, no pasa nada.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s