NO ME ENTIENDES

¡Socorrooooooo!

-¿Pero que te pasa Raquel?

-¿Qué, que me pasa? ¡Que, que me pasa?

-Pues sí, eso he preguntado, ¿Por qué gritas?

-Mamá, no grito, no grito nada, estoy muy calmada, ¡Agggggghhhh!

-Vale hija estás muy calmada, pero no paras de gritar y dar vueltas por toda la casa, como una loca.

-Que no, mamá, que son imaginaciones tuyas,.

-¿Me quieres decir que te pasa?

 –Tú deberías saberlo mamá, soy tu hija, deberías conocerme.

-Vale. Pero si no me lo dices…

-Vale mamá, ya veo que no me entiendes. No encuentro el rimel.

-¿Qué no encuentras el rimel? ¿Y por eso te pones así de histérica?

-¡Yo histérica, yo histérica! ¡No estoy histéricaaaaaaaa!

-¿Has mirado en el baño?

-Sí.

¿Has mirado en tu cuarto?

-Sí.

¿Has mirado en el neceser?
-Sí, y no lo encuentro, y faltan veinte minutos para que venga Jorge, y estoy hecha un adefesio.¡Me voy a morirrrrrrrr!

-Como todo el mundo hija, como todo el mundo.

-Mamá no te rías de mí, te estás burlando.

-Es que me tengo que reír, te lo estás tomando como si fuera el fin del mundo.

– Mamá, mamá mamáaaaaa….

-Hija, ¿has mirado en tu mano?

-¿En mi mano?
– Sí en tu mano derecha.

-Anda, si lo tenía aquí. Desde luego mamá es que no me ayudas nada, no me entiendes.

 ANA RIVAS

 
Anuncios

18 pensamientos en “NO ME ENTIENDES

  1. A los buenos días:
    Recuerdo esta entrada y te diré que se queda corta, mi peque ya tiene 19 y sigue y sigue y no sé cuando parará de ponerse nerviosa, de desordenar, no tengo ni idea.
    El otro día entramos en una zapatería y porqué no me gustaban como le quedaban unas cuñas de kilometro y pico y le mostré unas sandalias de también, por ahí, más o menos dos kilómetros diez, no veas que si era mi culpa el que no le quedaran bien las cuñas, pero tú, entra su padre, le dice: te vas a tronzar con tanto tacón, le enseña las mismas sandalias que yo le dije que le quedarían bien, y va y dice: ves mi padre tiene gusto, tú no sé dónde lo tienes.
    Ay hijos, son un encanto, qué pena que un día mi nena se haga grande del todo, qué será de mí sin mandarla a que ordene, sin todo eso tan habitual… ay. Aunque seguro qué en vez de una entonces tendré dos y los que traigan más chiquitines, qué de esos, sí que tengo ganas.
    Cienes de besitos pal andando y cienes de y pico de abrazos
    Shi

  2. Hola.
    Ajajajajaja, ¿A quien no le pasa? La pobre chica con los nervios desquiciao’s, y la madre..uffff, que paciencia hay que tener! Es la realidad, amiga.
    Besos y feliz dia

  3. Jajajajajaj pero es tal cual!!!! a mi me ha pasado con los lentes!!!!! jajajajajajaj loca me colví un día busandolos!!!!! u los tenía en la cabeza jajajajajajjaaj, muy bueno Ana me has hecho reír!!!!!! Besoss

  4. Querida Ana, tienes un Blog tan bonito y con tantos adornos, que tarda un montón en dejar ponerte unas letras.
    Hoy me has hecho reír a mandíbula batiente. ¡¡ Pero es que escribes más que Corín Tellado!!…Ella, la pobre aunque fracasó su matrimonio, escribía novelas de amor, pero tú escribes de todo y les das unas exclamaciones que parece que las estamos oyendo.
    Muy bueno lo de hoy. La pobre chica, padece mal de amores, espera a su chico y está nerviosilla. Se comprende.
    Un abrazo
    http://www.isladesentimientos.es/

  5. Muy bueno Ana……no solo a las jovencitas…me suelen ocurrir esas cosas
    cuando quiero hacer muchas cosas la vez,,especialmnte con las
    llaves..cuando voy a salir, busco, busco y las tengo en la mano.
    besitos de buenas noches
    .

  6. Simpático y ameno, Ana; además no ha de tomarse como molde a una adolescente, los chavales también son parecidos, mil y una vez he vivido una circunstancia similar; deben de ser las hormonas que se les disparan. 🙂

  7. Jajajaja Ana, has dibujado una sonrisa en mis labios ,que entrada tan graciosa.A todas nos ha ocurrido alguna vez,los nervios y las prisas nos traicionan.Besos y feliz fin de semana.Elssa Ana

  8. Mira me has hecho reir durante todo el relato….primero poque estaba tranquilísima mientras bufaba como un gato…segundo porque estaba hecha un adefesio ¡¡¡porque no tenía puesto el rimmel!! jajjajjajjajjajaj y tercero porque desde luego vaya madre que no se preocupa nada de nada…!! no decir a la niña que el rimmel lo tenía en la mano….buenísimo Ana…me recordaste a mí cuando llevo las gafas de sol puestas en la cabeza y me mato buscándolas en casa..hasta que….¡¡andaaaa pero si las tengo de diademaaaaa!! ajajjajjajjjaja
    Muchos besos con alas para ti….muakkkkkkk

  9. sí sí… lo entiendo!!

    yo tengo un hijo que me hace igual… ya veo que es una cuestión de un conflicto generacional más amplio… me quedo más tranquilo entonces 🙂

Me gustaría saber lo que piensas. Pero si no quieres decírmelo, no pasa nada.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s