REBAJAS

A las mujeres nos encantan las rebajas. La verdad no sé que tienen los escaparates, cuando empiezan los precios especiales, pero es cómo si algo o alguien invisible, nos llamara desde dentro y nos dijera: “ENTRA; ENTRA”.

Bueno, pues ahí estamos nosotras, generalmente de dos en dos o en grupo, mirando prendas sin parar. Mi marido me dice que lo más fácil es coger lo que necesitas, pagar y marcharte, pero no, lo que hay que hacer, es pasar a la tienda, mirar las prendas, coger varias, y luego ir a probárselas. Claro está, siempre se coge una talla menos de la que necesita, y tienes que volver a salir a coger tu talla verdadera. Luego está el color, que no es lo mismo, el verde manzana que el fucsia. Que si no me pega con el pantalón que he cogido, que sí me gusta pero no hay de mi talla. En fin, que todo esto lleva una parafernalia que es absolutamente necesaria, digan los hombres, lo que digan.

Ellos no entienden, que tengamos que pasearnos por varias tiendas, porque no todas tienen lo mismo, y además es necesario saber lo que vende cada una, porque sino no se puede comparar. Los maridos no comprenden, que se pueda pasar a un sitio y no comprar nada, después de haber visitado los probadores cinco o seis veces.

Siempre dicen:”Te compras cosas que no necesitas y te gastas más de lo que se supone que te ahorras”. Pero no se dan cuenta, que te lo estás ahorrando del gimnasio, porque que me digan a mí que no se adelgaza en las rebajas. Si cuando estás a punto de elegir ese TOP tan magnífico, viene una por la derecha y lo quiere coger antes que tú, y claro tienes que darla un codazo. Luego con todo lo que has escogido, vas a probártelo, y que si te quitas tu ropa, que si te pruebas la blusa, brazo arriba y brazo abajo. Luego a ponerse los pantalones, me agacho, me quito los míos y como el probador es estrecho tienes que hacer malabarismos. En fin, que cuando has terminado estás sudando la gota gorda, o sea que ejercicio se hace y encima te llevas ropa a casa, que por el mismo dinero has hecho las dos cosas.

 Bueno, a lo que íbamos, que haríamos nosotras sin las rebajas, si en el fondo nos sube la autoestima, nos proporciona ejercicio físico, charlamos con las amigas y estrenamos ropa. UNA TERAPIA COMPLETA. VIVAN LAS REBAJAS.

ANA RIVAS 

Anuncios

14 pensamientos en “REBAJAS

  1. Buenas tardes ANA,Creo que si nos gustan demasiado las rebajas,Pero en mi caso este año,lo tengo creudo,estando en el paro y con lo que se cobra me viene justito para los gastos del mes y poder terminarlo hasta que cobre el paro
    Me cachisssssssssssssssss
    Buenas rebajas y besos de corazon

  2. Hola, Ana.
    Con lo que me gusta ir a las rebajas…y este año, a amarrarme el cinturon.
    Me quedo con la ropa del pasado año, que no se pasan de moda; y ademas, he dejado 4 kilitos… me vienen de pelas. ¡que bieeeen! si, de disgustos,…. no parar un momento;….en fin, este año es nefasto, y espero que el proximo año sea mejor, mas positivo.
    Feliz semana y disfruta de las rebajas
    Besos, guapa

  3. jjajaajajajaaj es ciertooooooooooo!!!!! jajajajajaj es un afrodisíaco las famosas rebajas!!!!!!! las mujeres no agolpamos allí y es toda una odisea medirse la ropa!!!! jajjaajajajaj pero…nos encantan!!!! y por ello los comerciantes hacen eso es que lo saben ajajajajjaajajBuena entrada Ana, realidad pura!!!!! Besos

  4. glup,glup.glup
    shissss. Te lo digo bajito para que no se entere nadie.
    Odio salir de rebajas. No me gusta comprar en rebajas shhhhhh.
    Hace años cuando todavía existía Galerias Preciados, imagínate los años que hace, en unas rebajas me tuve que pegar, casi literalmente con una mujer por mi abrigo. Si, el mio, el que había llevado de casa que me lo quité para probarme una chaqueta de punto y lo dejé encima de un perchero y cuando fuí a por él lo tenía puesto una mujer que se negaba a dármelo, diciéndome que ella lo había visto primero, y que no y que no y que no atendía a razones y yo ya a los gritos diciéndole que era viejo, que era mío… un número.
    Las odio. shhhhhhhhhh
    Besazo

  5. Bueno, menos mal que ya no soy la única. No me gusta ir de tiendas porque voy con mis hijas y me toca esperar horas mientras ellas miran y prueban y yo sin hacer nada. Prefiero comprar sola tranquilamente en cualquier otra fecha y buscar oportunidades. Un beso.

  6. Yo cuando tengo que comprar ropa prefiero ir sólo, veo y compro.
    Para el resto del ceremonial, ver, mirar, probar y cambiar de tienda, prefiero que vaya ella sóla y disfrute, para mi es superior a mis fuerzas.
    Buén escrito real como la vida misma.
    Un Abrazo 🙂 .

  7. La rebajas son siempre una oportunidad,pero me pone nerviosa
    tanta gente,,,y no se comprar,,,…..prefiero tranqui…..
    en otro momento cuando puedo y si puedo……
    bs….Ana
    es real tu entrada!!!!!!

  8. No me gusta ir de tiendas, me cansa y aburre y de rebajas ni te cuento, pero eso no quita para que te diga que me ha encantado lo que has escrito y creo que casi el 90 por ciento de las mujeres estarán de acuerdo contigo.
    Besitos

  9. Una vez mas queda patente mi fama de bicho raro… Odio las rebajas (sera por mi aversión al ejercicio) y aún mas ir de compras con una amiga (las muy envidiosas te dicen que te queda de lujo lo peor que has cogido) y si las rebajas son en el corte ingles o algo así ni me asomo por las calles cercanas…. Bufff!
    Se te saluda!!!

Me gustaría saber lo que piensas. Pero si no quieres decírmelo, no pasa nada.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s