LA EXCURSIÓN

Nunca se habían ido de excursión todos juntos. Patricia le reprochaba a su marido, que siempre estaba pensando en el trabajo, y los fines de semana decía que estaba cansado y no quería salir. Ella y los niños, siempre aburridos, metidos en casa, porque Manuel no quería salir.

El decía, que el campo no tenía nada de sano, que si bichos, que si ortigas, y no digamos si les venía un aguacero. Además eso de acampar en mitad de la naturaleza, no le hacía ni pizca de gracia. Pero tanto insistieron Patricia y sus hijos, que se lío la manta a la cabeza y después de ir de compras y adquirir la tienda de campaña, las colchonetas, los trajes para la montaña, las provisiones, las mochilas, las mantas, etc., etc., decidieron irse el próximo fin de semana.

Manuel no estaba tranquilo del todo, presentía que algo iba a pasar. Y vaya si pasó.

Al comenzar el viaje, se les pinchó una rueda, por lo que llegaron más tarde de lo que esperaban. Buscaron el sitio adecuado y al montar la tienda de campaña, se machacó un dedo, no atinaba con la lona, en fin dos horas de reloj. Patricia para calmar los ánimos, se puso a hacer la comida en el infiernillo. Por intentar ayudarle a él, se le quemaron las salchichas. A todo esto, Manu y Sonia vienen llorando:

¿Que os pasa?

Mami, me ha picado una avispa.

Busca que te busca y se les había olvidado la pomada anti picaduras.

Manuel ya ha acabado y al dar un paso atrás para ver su “obra”, tropieza y se hace un esguince.

A todo esto Patricia, que no tiene carnet de conducir no sabe que hacer, así que deciden quedarse, a ver si baja la hinchazón de la picadura y de la torcedura.

Cae la noche, empiezan a contarse cuentos de miedo, lo típico, se acuestan y suena el primer trueno.

¿Es que no has mirado el parte meteorológico? Pues no se me había ocurrido, con la emoción…

Llueve torrencialmente, el agua pasa por debajo de la tienda, se les mojan los colchones y no pueden dormir. Los niños llorando por el miedo a la tormenta.

Parece que pasa todo y a la mañana siguiente, sin haber dormido salen para desayunar y tienen todo alrededor lleno de barro, un show vamos.

Cuando Patricia va a por el desayuno, se da cuenta que no lo había guardado en el coche y ha desaparecido, no saben si por la lluvia o por que se lo ha llevado algún animal.

Así que empiezan a recoger, y la tienda ahora no cabe en la bolsa. Un desastre vamos.

Se montan todos en el coche, y Manuel les dice:

No quiero ni una palabra hasta que lleguemos a casa. Si alguna vez a alguno se le vuelve a  ocurrir hacer una excursión, se lo hago escribir cien veces, pero a mí no me volváis a decir que queréis un fin de semana de vida sana.

Y con las mismas, arranca el coche al tercer intento, y salen de allí con barro hasta las orejas.

 ANA RIVAS

Anuncios

18 pensamientos en “LA EXCURSIÓN

  1. Hola. Menuda anecdota, ajajajjaja. Menos mal que no pasa siempre.
    Que mala suerte los pobrecillos, ajajajajja.
    Feliz dia
    Besos
    P.D
    Esta entrada, si no me equivoco, la pusiste no hace poco tiempo, creo yo

  2. Cagoentó y a la vez Pordiordelospordiorses…!!!! Espero que sea todo ficción de la buena además porque si nooooo….

    Un beso de los de… si claro, de esos… de miércoles.

  3. Aajajaja es que hay días que mejor no levantarse Ana y menos ir de escursión, yo también recuerdo este post, pero valió la pena volverlo a leer
    Feliz día Anita!!

  4. .Aquí es ficción, pero en mi tierra, ha ocurrido algo tremendo el un fin de semana hace 15 días, con 3 estudiantes que venían del País Vasco de excursión. Los fuertes vientos hicieron caer un gran árbol sobre el coche en que viajaban…. Uno no se si se salvará….Los otros 2 ya están de regreso en su tierra, y el herido, en coma, con sus padres venidos desde Andalucía…..
    No es corriente, pero es más peligroso ponerse en carretera con mal tiempo que someterse a una intervención quirúrgica…
    Como verás, Ana, aquí es ficción pero en la realidad son montones las anécdotas tristes que ocurren en las excursiones y viajes de placer…Porque cuando es por obligación también pueden pasar pero….Los objetivos del viaje no son divertirse y terminar…..De mala manera

    Un abrazo, amiga escritora
    http://www.isladesentimientos.es/

  5. Evidentemente sabes de sobra que me encantó el relato y me siento muy identificado, con lo bien que se está en casa 😀

    Las acampadas de jóvenes, que te da lo mismo el tiempo el barro y demás, con la de hoteles bonitos que hay,

    Besos.

  6. Lo cuentas como ficción..y me hace reir pero tantos pasaron,esa situción….
    saquemos lo positivo……ya tienen todo el equipo para una nueva
    salida….

    me gusto mucho el relato…..
    bs…..Ana…..
    feliz noche!!!!

Me gustaría saber lo que piensas. Pero si no quieres decírmelo, no pasa nada.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s