EL BUEN VENDEDOR

risas-animadas1
Esto es un vendedor, y no los del Corte Inglés

Juan no tenía problemas y era feliz. Un día empezó a sufrir dolores de cabeza, ligeros al principio, pero que fueron aumentando hasta llegar a ser insoportables.

Cuando su trabajo y su vida empezaron a ser afectados por este problema, Juan se decidió a ir al médico.

El especialista lo examinó, realizó radiografías,
muestras de sangre, de heces, de orina, y por fin le dijo:

-Le tengo una noticia buena y una mala.
-La buena es que puedo curarle sus dolores de cabeza.
-La mala es que para hacerlo tendré que castrarlo.
Usted sufre una rara situación en la que sus testículos oprimen la base de su columna vertebral, y eso le causa dolores de cabeza. La única manera de remediarlo es extirpar sus testículos.

Juan quedó deprimido, pero sus jaquecas empeoraban y desesperado decidió someterse a la operación.

Al salir del hospital, el dolor de cabeza había desaparecido por completo, pero se sentía abatido y desanimado, como si le faltara una parte de sí mismo (obviamente).

-Lo que necesito es un traje nuevo- se dijo

Así que entró en la tienda y pidió un traje.

El vendedor lo observó por un momento y dijo:

-Muy bien, talla 44.

-¡Exacto! ¿Cómo lo supo?.

-Es mi trabajo -repuso el vendedor-.

Juan se probó el traje, que le quedó perfectamente.
Mientras se observaba en el espejo, el vendedor le dijo:
-¿Qué le parece una camisa nueva?

Juan respondió:

-Pues, ¿por qué no?

-Veamos, ha de ser un 34 de mangas y dieciséis de cuello.

– ¿Cómo lo supo?

-Es mi trabajo -repitió el vendedor-.

Juan se puso la camisa y mientras se veía en el espejo, el vendedor le dijo:

-¿Unos zapatos nuevos?

-Por supuesto -dijo-.

El vendedor echó un vistazo a los pies de Juan.

-Un 42

-¡Exacto! ¿Cómo lo supo?

– Es mi trabajo -respondió el vendedor-

Mientras Juan admiraba sus zapatos nuevos, el vendedor le preguntó:

-¿Qué le parece si se lleva también unos calzoncillos nuevos?

Juan por un segundo pensó en la operación que acababa de sufrir, y dijo:

-¡Buena idea!

-Debe ser calzoncillo de talla 36 -dijo el vendedor

Juan se rió:

-No, se equivoca. He usado talla 34 desde los dieciocho años.

El vendedor negó con la cabeza:
-No es posible que use la 34;
-el calzoncillo estaría demasiado apretado, le presionaría los huevos contra la base de la columna y tendría todo el día un tremendo dolor de cabeza……!!!!!!!!!!!!

SIN PALABRAS!!!

 
BESITOS Y A REIRSE
ANA
Anuncios

14 pensamientos en “EL BUEN VENDEDOR

Me gustaría saber lo que piensas. Pero si no quieres decírmelo, no pasa nada.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s