EL ABUELO GERMÁN

24219

El abuelo Germán vivía sólo en un pueblo costero. Todo el mundo le conocía y nunca le recordaron ninguna mujer a su lado.

Las vecinas estaban más o menos pendientes de él, ya que tenía ochenta años y se preocupaban por su salud, pero el abuelo Germán, como todos le llamaban, no quería molestar a nadie y se las iba apañando.

Desde hacía un año, le contaba a todo el que le quería escuchar, que por las tardes, cuando se acercaba a las rocas después del paseo, siempre se encontraba en el acantilado un tritón que le contaba su vida y la de sus hermanas las sirenas.

Eran tales las maravillas que le narraba, que el abuelo Germán, les decía a sus vecinos en el bar del pueblo, después de tomarse unos chatos, que el día menos pensado se iría a vivir con ellos y su padre el Rey Neptuno.

Los lugareños se reían y pensaban que la vejez y el vino estaban empezando a hacer estragos en Germán y se lo hacían repetir una y otra vez riéndose de él.

Jorge, un  muchacho joven, si le creía y le seguía todas las tardes, viendo como el abuelo Germán, hablaba sentado en la roca, con las olas.

Un día, el chico le dijo que se lo contara todo otra vez.

¿Tú también te quieres reír de mí? -No, respondió Jorge,- yo te creo.

Entonces el abuelo Germán, una tarde le dijo: Mañana me iré definitivamente, he dejado una nota en mi casa diciendo como quiero repartir lo poco que tengo. Encárgate de todo.

Al día siguiente, Jorge siguió al viejo pensando que el abuelo Germán no le veía, pero cuando éste llego a las rocas se volvió y le dijo:

Ven todas las tardes que el tritón vendrá a visitarte.

Y entonces el abuelo Germán saltó sin que pudiera detenerle.

Todos en el pueblo pensaron que la locura ayudó al abuelo Germán a suicidarse pero Jorge seguía yendo a las rocas por las tardes para ver al tritón. Después de cinco años, todavía no había aparecido, pero es que a lo mejor él debía ser mas mayor. Además el cuerpo del abuelo Germán tampoco se encontró y Jorge se le imaginaba jugando al ajedrez, al caer el día, con el rey Neptuno.

 ANA 

Anuncios

12 pensamientos en “EL ABUELO GERMÁN

  1. Siempre Hay alguien que cree en ti y es fiel para toda la vida. Seguro que Jorge algún dia se encontrará con el abuelo. Me gusta mucho y esto quiere decir que nunca hay que dejarse llevar por lo que vean, si no creer más en las personas y darle la oportunidad, de demostrar las cosas. Feliz martes te felicito me gusta

  2. Yo también creo, como Jorge, que aun no tiene la edad, pero acabará vistándole el Tritón. Tiene la primera condición: las ganas de que ocurra.
    Un buen cuento, amiga virtual 😀
    Un abrazo.

  3. Ana un hermoso cuento con un bello significado para quien lo quiera interpretar a su manera…sabes? a lo mejor si está el abuelo jugando al ajedrez con el rey Neptuno que malo es llegar a mayor y verse sólo y abandonado!
    Feliz miércoles corazón

  4. Pobre abuelo Germán!!….La soledad hizo en él estragos y …. Le llevó al suicidio. -de todo modos…..puede ser que siga jugando
    y nos -sorprenda
    quiero imagniar que es asi—–
    cariños——————

  5. Ana, ¿¿¿Todo es creación tuya??? Te felicito!!! escribes de maravillas, el cuento es hermoso, pero triste, la soledad de un aciano solo y abandonado, puede causar ese tristes final.. .. Feliz Jueves… Un abarazo

Me gustaría saber lo que piensas. Pero si no quieres decírmelo, no pasa nada.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s