LA PRINCESA CASADERA

princesa

Erase una vez un reino dónde vivían un rey, una reina y su hija. Un día el rey le dijo a la reina: -Ya es hora de que nuestra hija Rosamunda se case, tiene la edad para ello y la única manera que se me ocurre de que encuentre marido es citar a todos los caballeros del reino, para que ganen su mano en un combate real.

Y así se hizo, se convocó a todos los caballeros para que acudieran a ganarse el amor de Rosamunda, pero en el otro lado del reino, en la isla de las calaveras vivía el pirata Patapalo, que se había sentido ofendido porque a él no le habían invitado.

-Esto es una ofensa- dijo a sus malvados compañeros. Mañana , dos de vosotros iréis al reino a raptar a la princesa y me la traéis aquí mismo, y hasta que no consienta en casarse conmigo no la dejaré marchar.

Y así lo hicieron.

Los dos piratas mas fuertes viajaron por la noche en su barca y entraron en el castillo por la ventana de los aposentos de Rosamunda y tapándola la boca y poniéndola un saco por encima de la cabeza se la llevaron de allí. Ella pataleaba e intentaba huir pero no podía, porque ellos eran mucho mas fuertes.

Cuando a la mañana siguiente los reyes se enteraron por las criadas de que la princesa había sido raptada, decidieron que la manera de ganar su mano, ya no sería en combate sino que la conseguiría, el caballero que fuera a la isla de las calaveras y la trajera de nuevo al castillo.

A punto estaba el rey de citar a los caballeros, cuando se presentó ante él, el bufón del reino, el amable  Pantuflo.

-¿Que quieres ahora? ¿No ves que estoy intentando traer a mi hija de nuevo?

-A eso vengo, mi señor- dijo Pantuflo-. Yo me ofrezco a traerla. Conozco la manera de llegar a la isla sin que Patapalo ni sus hombres se den cuenta.

-¿Ah si?- ¿Y que pides a cambio si consigues traer a Rosamunda?

-Su mano, señor

-Ni lo sueñes, tu no eres digno…- pero entonces habló la reina.

Esposo, no seas tan estricto, si Pantuflo es capaz de traerla, concédele lo que pide, hazme caso que sé lo que digo.

Ambos se miraron, y el rey le dió entonces el visto bueno.

Mientras tanto Rosamunda había sido encerrada en una cueva mazmorra , por los piratas, y la estaban quitándo el saco y la mordaza, y en ese momento, se arrepintieron de lo que habían hecho, porque Rosamunda empezó a hablar.

¿Pero que es ésto? ¿Dónde me habéis traido? ¿es este sitio para una princesa? Necesito mis vestidos, y un espejo, y ya que me habéis raptado, podíais haber traido a una de mis criadas, porque a ver quién me va a peinar. Mis sedosos cabellos no los toca nadie mas que ella, y además esto no es una cama en condiciones, ¿Dónde pensáis que me coy a acostar? Y este lugar tan oscuro, sin una ventana, yo necesito luz, y mis zapatos, valientes raptores sois vosotros que  no habéis planeado todo ésto ¿Y que voy a comer, ? Porque yo no como cualquier cosa…

Y así siguió y siguió hasta que Patapalo dijo:

-Tapadle la boca otra vez, que no la soporto. Con razón sus padres la querían casar, ¡que cansancio de mujer.!

-Señor Patapalo,-dijo uno de los piratas- viene una barcaza con el bufón del reino, creo que viene a salvar a la princesa.

-Dejadle el camino libre y que piense que no le vemos, ¡que se la lleve de una vez, no la soporto!

¿Me está oyendo alguien?, decía la princesa, quiero agua, y un poco de perfume, que aquí huele muy mal… etc etc.

Pantuflo consiguió llegar a la isla por la parte de atrás de la montaña y ya estaba en la playa. Le sorprendió que hubiera sido tan fácil pero pronto llegó a la cueva, no vio piratas en el camino y encontró facilmente a Rosamunda porque se guió por su voz.

-Que manera de hablar tiene esta mujer, no para- pensó, pero aún así la liberó, porque estaba abierta la puerta.

-¿Pantuflo que haces aquí? ¿a que has venido?

-A salvarla Rosamunda. Y ahora callése que nos van a oir.

Pero ella no paraba, que si el campo estaba mal, que si le habían picado los bichos, que hacía mucho calor…

Llegaron a la barca y Pantuflo empezó a remar hacia el castillo.

_¿Cómo se te ha ocurrido venir a tí? ¿ No había nadie mas apuesto y valiente que tú? Cuando lleguemos, hablaré con mi madre, esto no se puede consentir, tratar así a una princesa,¿que se habrán creido?

Dos horas de reloj tardaron en llegar y dos horas que no paró de hablar. Pantuflo estaba ya hartito, no podía más.

Cuando llegaron a la playa la agarró del brazo y la llevó arrastras a ver a sus padres.

-¿Pero que haces? ¿No tires de mí así? ¿Me escuchas?

En la puerta del castillo estaban los reyes esperando. Le dieron abrazos, la besaron y comprobaron que estaba bien.

-Pantuflo, ya está todo preparado- dijo el rey- en cuanto Rosamunda se acicale y se cambie de ropa os casaréis, el obispo está esperando.

.¿Yo con éste? ¿Pero padre que dices? ¿sabes como me han tratado?, y seguía y seguía hablando sin parar.

-No mi señor, lo siento mucho- contestó el bufón- quédense con su hija que yo me largo. No hay quién la aguante, ahora me doy cuenta de que Patapalo y sus secuaces me han dejado via libre para que me la pueda llevar, es horrible, ¡que pesadez!

-¿Te atreves a rechazar a mi hija?

-¿Que si me atrevo? Para usted toda que yo me voy.

Y allí se quedaron los reyes con Rosamunda, que no paraba de decirles lo mal que la habían tratado, y ambos se miraron con pesar, pensando que nunca conseguirían casarla con alguien razonablemente cuerdo.

ANA RIVAS

Anuncios

5 pensamientos en “LA PRINCESA CASADERA

    • Hola Andrés, no sabría decirte, no soy una experta. Yo también temo a las inyecciones, pero ha dejado de ser una fobia porque ahora las soporto como un mal menor para curar mi enfermedad. Todo es cuestión de plantearse si merece la pena una fobia que no te deja vivir.
      Saludos
      Ana

Me gustaría saber lo que piensas. Pero si no quieres decírmelo, no pasa nada.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s